Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

martes, 2 de abril de 2013

NACEDERO DEL UREDERRA


DESPUÉS DE UN INVIERNO LLUVIOSO: INNUMERABLES CASCADAS

FICHA TÉCNICA-
Día: 2/04/2013. 
Participantes: Chus, Nieves, Lourdes y Julián.
Tiempo estimado: 5 horas. 
Distancia: 14 km. 
Dificultad: Media. 
GR 282. 
Punto de inicio: Desde Estella tomar dirección a Vitoria, en la rotonda girar hacia Larrión y por la carretera que une Estella por Olazagutía continuamos sin tomar bifurcaciones. Hasta el Km. 13,8, en el  tomamos el desvío a Baquedano. En las afueras del pueblo está el parking. No permiten aparcar en las calles. Es recomendable no ir los fines de semana, más de una vez ha ido la Policía Foral por el terrible atasco de vehículos. 




ITINERARIO
Baquedano - Bifurcación del GR 282 -Merendero con encinas - Pozas -Cascada del Tubo - Puente -Cascada del Elefante- Ruta por el Bosque Frondoso - Poste de la luz - Balcón de Pilatos -GR 282 por Puerto Viejo - Fuente del Puerto Viejo - Merendero con encinas - Baquedano.
Más información de Urbasa.


Situado en el extremo medio occidental de Navarra el nacedero del río Urederra se encuentra en un paraje de extraordinario belleza, a los pies de la sierra de Urbasa. Sus aguas sorprenden por un increíble azul turquesa que se precipitan en pozas y cascadas. El secreto de este inusual color no es otro que las precipitaciones de carbonato cálcico que se posan en el lecho del río. Es la surgencia natural de todo el acuífero kárstico de la Sierra de Urbasa. Mana entre un cortado que constituye un anfiteatro rocoso de gran belleza. Los senderos que atraviesan el Parque Natural de Urbasa -cerca de 28.000 hectáreas de superficie cubiertas, en un 75% por árboles- se abre paso entre bellos bosques de encinas, robles peludos, hayas, fresnos, acebos, serbales, arces, olmos, sauces, avellanos, boj, enebros, tilos y algún tejo.
La fauna predominante son los buitres que se pueden observar sobrevolando el Balcón de Pilatos: alimoches, halcones, cernícalos, chovas, vencejos, carboneros, pinzones, mirlo acuático. Y entre los mamíferos se puede ver tejón, garduña, jabalí. Urbasa es uno de los espacios pastoriles más importantes de Navarra. En sus verdes pastizales conviven rebaños de ovejas latxas, vacas pirenaicas y jacas navarras.
Además de regalar al visitante unos hermosos paisajes, el parque es un paraíso para los amantes de las actividades deportivas relacionadas con la montaña, como el senderismo, ciclismo o el esquí de fondo. El río Urederra ofrece posibilidades en varios de sus tramos para pesca de truchas o piragüismo.


  

RUTA:

Recorrido clásico de cada año, a veces en verano, otras en primavera.
Desde el aparcamiento subimos por las estrechas calles de Baquedano, disfrutando del pueblecito con sus casas de piedra tan bien conservadas, su lavadero, su fuente de piedra, su frontón.....Detrás de la fuente giramos a la izquierda y por esa calle llegaremos hasta las últimas casas donde se encuentran los carteles que nos llevan rectos hasta alcanzar la pista de tierra que nos conduce hasta un cruce, del GR 282, con un merendero resguardado con enormes encinas, ha caído un enorme ejemplar.

Nos dirigimos hacia la izquierda, por el camino del Nacedero (hacia la derecha es el GR 282, Senda del Pastoreo o Camino del Puerto Viejo por donde volveremos.) 
La pista de tierra los primeros kilómetros llanea, pero enseguida desciende suavemente entre bosques de encinos, robles y poco a poco se van intercalando algún haya, con pequeños brotes. 
Llegamos a un portillo de madera construido para evitar que se escapen las vacas y a su lado hay un panel informativo del Parque Natural. Debemos saltar y se convierte en un sendero que transcurre al lado del río. Está muy bien señalizado y pisado.
El murmullo del agua cuando nos acercamos a la corriente es atronador, ¡qué cantidad de agua!. El color del río no es el habitual de tonos verdes turquesa, es más claro. Las cascadas sueltan espumarajos.

Vamos ascendiendo por el sendero muy señalado y balizado con barandillas de madera y cuerdas para evitar la erosión del lugar y posibles caídas por buscar la mejor foto. También debemos sortear algún pequeño arroyo que cruza el sendero. Por encima de las piedras los saltamos.
Disfrutaremos de las pozas de agua, como el Pozo de la Fábrica, cascadas, miradores, rápidos, y todo ello en un entorno de vegetación de ribera y hayas de gran porte. La primavera viene tardía, y las hayas lucen desnudas sus inmensos y retorcidos troncos, en algunas zonas llenos de musgos, hiedras, hongos...

Avanzamos muy despacio, deteniéndonos a sacar fotos, a admirar la cantidad de agua que lleva el río a nuestra izquierda, pero un poco más adelante surge una gigantesca cascada a la derecha, inmensa. 


Caminamos con cuidado con las raíces de los arboles, estos últimos días ha llovido mucho y podemos resbalar.
Llegamos a la cascada intermedia, la Cascada del Tubo que es la que habitualmente presenta una mayor caída, pero en vez de un pequeño chorro ocupa todo el cauce, cayendo estrepitosamente sobre una poza de agua.

Cuando el recorrido se encajona, ya llegando a la pared cortada del nacedero, unos puentes, barandillas y escalones de madera nos ayudan a llegar a la cascada final, Cascada del Elefante(puede llegar a los 30 metros de altura), que surge de la Pared del Capellán y de las mismas entrañas de la Sierra de Urbasa.(en verano cae elegante sobre la preciosa poza azul turquesa.)

Nosotros vamos a continuar por debajo de la pared, hacia la izquierda, por la Senda del Bosque Frondoso,  una antigua senda que une la cascada con la carretera que va de Zudaire hacia Urbasa, NA 718. Hay un cartel de prohibido. Por lo visto por esta zona también tenían que venir los Forales muchos días a rescatar gente, y es que la senda no está para ir en chanclas.

Nos vamos alejando del murmullo del agua, echando algun vistazo hacia atrás para observar las cascadas. Por debajo de las rocas extraplomadas, en muchos rincones hay tejos no de gran porte, pero si con unas raíces fosilizadas en las rocas.  Llegamos hasta el punto donde se ve la curva de la carretera. Hoy tenemos un hito en forma de enorme haya enmedio del camino, menudo ejemplar más inmenso, tumbado, no sabemos desde donde ha caído, puede ser que su posición fuera bastante vertical antes desprenderse de la pared. 
Nos desviamos a la derecha para afrontar una subida en zigzag que nos va elevando poco a poco. Debemos atravesar un portillo y desde allí dirección diestra, hacia un gran poste eléctrico, vamos abandonando el suelo tapizado de hojas de haya secas para transitar por un cómodo camino entre hierba y piedras. 

Hoy están los cielos algo grises pero ha predominado el sol casi toda la mañana. Cosa harto rara en este principio de año tan excesivamente lluvioso en Navarra.
Sin casi darnos cuenta nos encaramamos sobre el Balcón de Pilatos, a unos 900 metros de altura. Las vistas se abren al valle de Amescoa, Allin y tierra Estella....
El día esta precioso, la naturaleza se ha vestido de primavera, con tonos verdosos. 

Recorremos toda la cornisa del Balcón admirando sus paisajes y no atreviéndonos a acercarnos mucho al desfiladero, ¡qué vértigo!. Llegamos hasta las señales del GR 282 que nos señalan la bajada.



Por el Sendero del Puerto Viejo o Sendero del Pastoreo nos situamos sobre el raso de Portuzargaina, a la altura del Balcón de Ubaba. Desde esta perspectiva contemplamos los casi 200 metros de caída en picado que tiene esta pared de caliza y veremos surgir la cascada. En un intento de domesticar el agua hicieron un pequeño dique, pero hoy se ver rebosar el agua por todas las partes.



El camino de herradura es indescriptible, primero tiene vistas a la cascada y al circo rocoso y más adelante nos adentra en un precioso bosque de peñas, arboles, flores....

Pensamos que el sendero va a estar muy embarrado, pero está pasable. El problema es la fuente sin encauzar que corre por medio de la senda y si pasan las vacas dejan el camino impracticable.

Sobrepasamos la Fuente del Puerto Viejo y enfilamos hacia el pueblo entre magníficos ejemplares de encina y robles desnudos. Llegamos al merendero, donde la encina que hemos visto a la mañana tumbada casi ha desaparecido por efecto de las sierras mecánicas. Y desde allí rectos hasta el pueblo.


Debemos recordar que nos encontramos en una Reserva Natural, pero aunque no lo fuere hay que extremar la precaución y ser respetuosos con la naturaleza allá donde vayas. El Nacedero del Urederra es un paraje irrepetible, cuando vengas no tengas prisa para poder apreciar cada rincón y recomiendo realizar la ruta en el sentido realizado por nosotros. Si hay mucha gente a primera hora disfrutas tu solo de las pozas y las cascadas y la vuelta es más tranquila por el Puerto Viejo.( o el Puerto Nuevo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario