Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

sábado, 15 de noviembre de 2014

TRAVESÍA SERRELLA-AITANA (1)

                                                                                                                2ª ETAPA

POR EL CORDAL DE LA SERRELLA: MALLÁ DEL LLOP-PIC SERRELLA-PLA DE LA CASA


FICHA TÉCNICA-
Día: 15/11/2014
Participantes: Julián y Lourdes.        
Tiempo estimado: 8 horas y media.
Distancia:  26 km.                    
Dificultad: Alta, por la distancia y el desnivel.
PR CV 182.                 
Punto de inicio:Desde la autopista A-7 tomar la salida 65, Benidorm/Callosa d'Ensarria. En la rotonda 1, tomar la segunda salida, hacia Guadalest, por la CV 70 hasta llegar a una rotonda, segunda salida hacia Benimantell.
Wikiloc:   http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8291149- Travesía completa.
                 http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8301094- Ruta del 1º día.
 
ITINERARIO:
Benimantell - Fuente - Cementerio - Barranco del Mudalar - Beniardá - Puente - Cruce PR CV 18 y 19 -  Font del  Blaconc - Barranco de la Canal de les Coves - Nevero - Mallá del Llop - Pico de Serrella Cabecera del Barranco del Moro - PR CV 182 - Pla de la Casa (1.379 m.) - Nevero - Coll de Borrell - Barranc Teular - Brecha o Comptador - Carretera CV 70 - Confrides.


Vamos a realizar una travesía para celebrar dos días de fiesta, fin de semana antiestres, para recorrer la Serrella y Aitana en 2 etapas: 
1.-La primera tiene un plan más exigente, de Benimantell- Beniardá - Barranco de la Canal de les Coves - Mallá del Llop - Pic de Serrella - Pla de la Casa - Brecha - Puerto de Confrides - Confrides. 
                                                                                                                                                                                                                                                                                      2.-La segunda depende de lo cansados que estemos, la acortaremos o no, de Confrides por el PR CV 22 hasta la Font de l'Arbre - Aitana - Peña Alta - Alto de Tagarina - Collado de Tagarina - Penyo Mulero - Mal Passet - Font del Molí - Benimantell.
El coche lo dejamos en Benimantell y dormimos en Confrides, toca cargar con comida y ropa para dos días. Parecen unas vacaciones largas, es que dos días seguidos para nosotros es una grata novedad.

La sierra de la Serrella se extiende al norte de Alicante, con una longitud aproximada de 15 kilómetros.  En su vertiente sur están situados los términos municipales de Benimantell, Beniardá, Confrides, Abdet, Benasau, Benifato y Guadalest; y en su cara norte Castell de Castells, Quatretondeta, Facheca y Famorca.
Sus dos vertientes son muy diferentes. La sur cae hasta los trescientos metros hacia la Vall de Guadalest, con un pantano de aguas azul turquesas. Allí se arremolinan pequeños pueblos blancos que merecen la pena una visita.  La vertiente norte desciende hasta los seiscientos metros,  adornada por pivotes kársticos muy bellos en la zona de Quatretondeta, muy populares,y conocidos como “Els Frares”.
Su posición este-oeste hace de barrera intercomarcal teniendo por el sur la Marina Baja y por el norte el Condado de Cocentaina, Comtat,  y la Marina Alta. Hacia el este la sierra continúa, pero después de la Penya Castellet bajo la denominación de La Xortá.   En ella podemos encontrar cinco picos por encima de los 1.300 metros de altitud: la Serrella o Recingle Alt (1.359 m), Penya l'Heura (1.351 m.), el Pla de la Casa (1.379 m.), la Mallá del Llop (1.354 m.), y el Pic de Serrella (1.319 m.)La Serrella es la más serrana de todas las sierras alicantinas. Su perfil rocoso, el de una sierra alargada con muchos picos y collados formando dientes pétreos, le da una imagen de alta montaña.



RUTA:

Salimos del barrio de abajo de Benimantell, pasando por una pequeña fuente para enseguida situarnos al lado del cementerio. Lo dejamos a la derecha y seguimos por la pista principal, rodeados de pinos, que nos baja serpenteando hasta el pantano. 
Una vez que nos situamos al lado del embalse debemos girar en dirección izquierda con la  mirada puesta en Beniardá. 







Transitamos por un bosque de ribera con tonos otoñales, atravesamos una pequeña pasarela que salva un arroyo y, en el siguiente cruce, tomamos el de la izquierda, para llegar a las primeras casas del pueblo de Beniardá. 

Debemos andar un rato por carretera. Primero atravesamos el puente sobre el río Beniardá y seguimos la dirección del poste señalizador, hacia la presa. Por la parte solana vamos bordeando el pantano contemplando distintas panorámicas de la sierra de Aitana al fondo, Beniardà, Benimantell, Penya del Castellet y Guadalest y los reflejos del agua en el embalse.

Este tramo es un poco pesado por el asfalto pero transcurre casi en llano. Avanzamos rápidos hasta encontrar el cruce para subir a la Aixortà, el PR CV 18, que viene de la presa del pantano de Guadalest. Cruce a la izquierda. Sabemos que en aproximadamente un kilómetro debemos desviarnos a la izquierda.
Hay un cartel que anuncia que hoy, 15 de noviembre, hay caza del jabalí, de 10 a 14 horas.  No hemos tenido muy buena suerte. A ver si encontramos pronto el cruce y los perdemos de vista.


Pasamos un cruce asfaltado a la izquierda pero parece muy pronto en el GPS. Seguimos para arriba. En una curva hay un cazador almorzando pero no nos dice nada, ni nosotros a él. Continuamos y hay un cruce de tierra a la izquierda, lo tomamos y llega hasta unas abejeras abandonadas. No es el camino, pero según el GPS está muy cerca. Salimos a la carretera y continuamos hacia arriba. Hay una gran valla a la izquierda y miramos si puede ser por su lateral. Nos damos cuenta que hay que regresar sobre nuestros pasos. Toca rectificar.

Unos muchachos bajan con un coche y nos dicen que hay muchos cazadores, se van.

Preguntamos a unos señores que están recogiendo aceitunas por el camino al barranco de la Canal y nos informan que la entrada es por el primer cruce asfaltado que hemos obviado hace unos minutos.

Bajamos ahora con paso más ligero, es en descenso y vemos de nuevo al cazador. Ni nos saludamos. Por suerte será al único que veamos en todo el día.

El primer cruce asfaltado lo tomamos y nos va encaramando con varios zigzags Dejamos una casa en ruinas y un bancal con almendros a nuestra derecha. 




Desaparece el alquitrán y aparece nuestro camino marcado en el GPS, han venido hasta aquí en coche.
Continuamos por el camino ancho de tierra  y damos una gran curva, que nos sitúa en un magnífico mirador hacia todo el valle de Guadalest, Puig Campana, Ponoch, cordal de Aitana.. y al este el Mar Mediterráneo. Paramos a beber y contemplar el paisaje.
A nuestras espaldas las moles de la Penya del Castellet y la Foradada. Y la Aixortá en toda su longitud.
Sopla un poco el viento, pero la temperatura es muy agradable. Vamos al resguardo de los barrancos.
Reemprendemos la ruta. Enfrente figuran las paredes de una casa en ruinas, pero antes de llegar a ella un hito de piedra nos desvía a la derecha.
Un estrecho y serpenteante sendero nace para subir disfrutando de cada nuevo rincón que nos depara este día. Precioso y sencillo.
Lo calificaría de espectacular.



Vamos primero por un bosquete de pinos y enseguida nos alzamos al lado de unas enormes rocas.  Tenemos dudas de por donde las superaremos. Sin problemas por el lateral sigue la senda. Las sobrepasamos admirados de lo sencilla y salvaje que es esta senda, y lo feo y exigente que es el asfaltado que lleva al Collado del Castellet (PR CV 18 que hemos usado siempre)
Vamos ganando altura pero casi sin sentir el esfuerzo, en sinuosas curvas. El lugar es idílico y a cada paso nos giramos para ver que hemos dejado atrás. Sin perder de vista la sierra de enfrente donde las peñas van ganando tamaño poco a poco.



El collado tan abrupto nos hace detenernos a cada paso para comprobar que es realidad la inmensidad y belleza de este paraje.
Una buena sorpresa, no será la última del día.
Y las vistas se abren a todo el Valle de Guadalest  a nuestros pies y por el este hasta el mar. 
Cruzamos un pequeño barranco, por su cabecera, y nos situamos en la cara opuesta de él.








El peñasco cortado y la imagen que desde arriba tenemos es como un enorme tiesto que han utilizado para plantar bonsays.





Continuamos subiendo por otro barranco un poco más vertical en dirección a la derecha, para afrontar el último repecho rectos.




























La entrada al barranco de la Canal es al lado de estas peñas que semejan un tejado inclinado, como los de estadio de fútbol británico. A partir de ahora vamos a circular entre dos murallas rocosas, por un valle delimitado por ellas, del que no es fácil escapar. Hay una senda  a nuestra derecha, cuando recorremos 3/4 partes del barranco,  que nos permite el paso al otro valle de la Seta. Es la senda utilizada para subir del valle de Guadalest a Famorca.
Primero vemos una fuente cuyo agua está recogida con un tubo y una pequeña charca, la Font de Blaconc. No se puede beber agua de ella, la han canalizado.
Caminamos cruzando tapias de antiguos bancales para llegar hasta una casa en ruinas. Al lado de una roca hay una pequeña tapia que se usaría como sester para el ganado. Ahora está abandonada.

Desde aquí vemos todo el cordal de la Aixortà. La Penya del Castellet se erige altiva y, a nuestro lado, nos muestra su oquedad la Peña Foradada.

Lo que nos sorprende es el viento que baja por este barranco, sin puerta que lo cierre. No sé si podremos subir al Pla de la Casa con este vendaval. Para cuando lleguemos esperamos que amaine.
Vamos superando tapia a tapia los desniveles de este barranco en busca del nevero. 
Julián ya bajó una vez por esta canal hace años y sabe que existe, pero muy arriba, casi en su cabecera.
Vamos viendo algún montañero que baja con cara de frío, y nos tropezamos con un grupo.  Yo que presumo de ser muy olvidadiza para las caras miro al muchacho que ha parado a hablar y me parece conocido: "¿no serás Toni Cama?. En efecto. Tenemos delante a uno de los montañeros que mejor conoce las montañas de la provincia. Nos has ayudado mucho en la búsqueda de rutas alternativas. Lo seguimos en wikiloc.
 
Y para inmortalizar el momento una foto con el protagonista. Toni vive en Callosa d'Ensarria y tiene la suerte de salir de casa con las botas puestas con la cantidad de sierras que le rodean. Ellos vienen de Alcoleja y van a comer a Callosa. Ha sido agradable cruzarnos con él. Hasta otra.
Enseguida hallamos el nevero en la cara ombría de la sierra.
Y la Aixortá va quedando diminuta en el horizonte.
Pasamos a la parte alta del barranco de la Canal, tenemos un par de arces,  un nogal en nuestro sendero y una preciosa terraza con vistas al Vall de la Seta.
Caminamos precedidos de tres corredores que suben y bajan como una exhalación. Se han incorporado a nuestro recorrido por la senda de la derecha, la que viene desde el otro valle.
Nosotros vamos parando sacando fotos y es que la belleza del paraje no se merece menos.
Llegados al collado hay un hito de piedras a la izquierda y debemos subir en zigzags por la loma. Es una pendiente pronunciada que nos encarama en la primera cima del día, la Mallá del Llop (1.354 m.). 
Qué vistas más espectaculares tenemos desde su hito, pero el viento sopla con demasiada intensidad. Nos abrigamos el cuello.
Los corredores han coronado delante nuestra y nos sacamos fotos respectivamente. Ellos son de Altea y han subido con el coche al Portell del Castellet y desde ahí han venido por la cara norte para cruzar en el paso que hay casi al final del barranco de la Canal. Van a hacer el Pico de Serrella y Pla de la Casa y bajarán por Famorca para volver al coche.
Se quedan un poco y nosotros nos dirigimos al pico que se encuentra enfrente. 
Vamos buscando el hito que nos hace ladearnos a la izquierda, que es la senda que usamos habitualmente, creo que pasamos por ahí. 
Hoy estamos aventureros y el track que seguimos nos lleva al pico de Serrella.
Vamos por el cordal, es muy sencillo, vamos casi llaneando. Nos vuelven a pasar los muchachos. Hasta luego, bueno, hasta pronto.
La senda es muy evidente y un gran hito de piedras se ve a lo lejos. Con lo cerca y fácil que es el sendero merece la pena venir por aquí.



Y en poco rato estamos en la siguiente cima, para nosotros nueva, el Pico de Serrella (1.319 m.). Cuesta esfuerzo mantenerse en pie en el montón de piedras que hace de vértice, el viento sopla con fuerza.


Tenemos amplias panorámicas:A nuestra izquierda todo el cordal de Aitana, con sus antenas blanqueando, Ponoch y Puig Campana; a la derecha, la sierra del Moncabrer, del Benicadell, la Almudaina, Alfaro, Cocoll, Montgó............, detrás, toda la crestera que hemos recorrido; y de frente, el Pla de la Casa, imagen espectacular con la amplia depresión que nos separa de su cumbre. Parece que nos hubiéramos transportado hasta los Pirineos. 
Las vistas son espectaculares, pero el viento nos lleva así que decidimos bajar un poco para comer a cubierto del vendaval.
Descendemos hasta que notamos que la pared nos protege. A su resguardo nos sentamos a comer, masticamos observando a los muchachos que se han girado demasiado a la derecha y han bajado un trecho más de la cuenta. Se han equivocado y les va a resultar más laborioso subir. ¡Estos chicos no comen.!


Reemprendemos la marcha con nuevas energías, y es que como un bocata de chorizo no hay nada. Vamos descendiendo pero girando un poco a la izquierda para tomar la loma lo más alta posible y no tener que volver a subir dos veces.
Creíamos que esta loma del Pico de Serrella era  una torrontera de piedra, peligrosa, pero el descenso desde este pico es muy fácil.
Lo que nos cuesta es después de llegar al collado que separa Pla de la Casa y Pico de Serrella es subir una pequeña colina. Pero después de un nuevo esfuerzo lo conseguimos y nos situamos en la base de la cima del Pla de la Casa, punto de unión entre el trayecto hacia el alto, o el que rodea toda la peña, cruce del PR CV 182. 
Hacemos un conclave y miramos la hora. Las 14:15. A pesar de que el día es corto nos da tiempo. Tardaremos un poco más pero ganaremos minutos en la bajada.
Comenzamos sin prisa pero sin pausa y la comida nos ha dado una energía que nos permite subir con holgura. 
Enseguida nos colocamos en la explanada del pou de neu. ¡Ya estamos aquí.!
Y por la izquierda seguimos las marcas del PR que nos llevan por un sendero pedregoso y en poco tiempo hasta la cima. Los muchachos están comiendo en una orilla antes de llegar y nos preguntan si no comemos, que casualidad.


Julián llega el primero al Pla de la Casa (1.379 m.) la cima más alta de toda la sierra, y yo me quedó enfrente para sacar las fotos. Será una tontería pero con este viento y siempre que vengo me acuerdo de una muchacha que cayó desde aquí y se salvó milagrosamente. Prefiero evitar la peña, me da "yuyu".
Los muchachos coronan, uno de ellos ha encontrado un cuerno de muflón del Atlas, precioso, y sube con él. Se hacen fotos unos a otros y le comentan a Julián que hacen geocaching, y encuentran una cajita en la cima.
Fotos de la cruz, miradas hacia el Montgó, la Segaria, la Carrasca, el Benicadell... y bajada deprisa que el viento fresco no hace agradable la estancia en esta cima. Nos estamos despeinando.
En esta roca se situaba el Castillo de Xeroles, del que no quedan vestigios.
La sensación de haber cumplido todo lo previsto nos llena de alegría, menudo rutón. Solo nos queda encontrar fácilmente el sitio de salida y será una ruta 10.
Llegamos de nuevo a la explanada del nevero y nos dirigimos hacia él, rodeándolo. Al mirar al fondo descubrimos que el gran fresno, que vive dentro, tiene las hojas con colores de otoño,  y proseguimos rectos. 


Transitamos un poco más abajo, de lo que vamos habitualmente, pero las vistas, a la izquierda, a unos penachos picudos, nos recuerdan a  los de Les Frares. Merecen la pena. 
Abunda el cojín de pastor y la salvia.
Hay que girar un poco a la derecha para retomar el PR CV 182 que nos descabalgará de la sierra. La ruta está bien marcada, con señales blanca/amarilla.
Primero recorremos una explanada con vistas al espectacular Montcabrer y toda la Sierra Mariola, la sierra del Benicadell... Y enseguida, un giro a la izquierda, marcado con un poste, nos conduce a la bajada del Pla de la Casa. Hay que tener cuidado con la piedra suelta, pero donde esté una bajada que se quiten todas las subidas.
En alguna parada podemos apreciar hacia el oeste el   Recingle Alt de la Serrella y la Penya Creus.



























Paramos a mitad de descenso para sacar fotos, entre la crestera dels Bardals se ve a la izquierda de ellas la oquedad de África, una pequeña abertura en la roca que tiene la forma de ese continente.
Y enseguida llegamos al Collado de Borrell. Si fuesemos a la derecha hacia la Font Roja y Quatretondeta por el PR CV 24; a la izquierda, rodearíamos les Penyes Borrell por su base y caminariamos hacia Famorca por el PR CV 182. Nosotros vamos un poco rectos, pero girando a la derecha en un camino ancho de tierra que nos lleva llanos hasta una curva  donde se pica un poco.
Cuando la pista se gira hacia la derecha, antes el depósito que precede al Recingle Alt de la Serrella,  a nuestra izquierda queda un camino ancho de hierba, poco marcado. El GPS nos dice que es por aquí.
Qué camino más bonito. Tenemos delante lo que creemos que es la brecha, nuestra bajada al puerto de Confrides.
Vamos descendiendo tropezando con una bajada regular. Sin dificultad llegamos a un cauce. Se ve un poco enmarañado pero como hemos visto un hito continuamos. Pero entonces nos tropezamos con un sifón de bastante altura. Imposible. Toca volver.
Salimos del cauce, Julián vuelve a mirar el GPS y parece que le indica que a la izquierda, entre al crestera de Les Bardals,  hay una salida. Vamos a probar. Si no es así contamos con la pista de tierra que nos bajará al puerto de Confrides. Más fea pero nos tendrá que valer.
Al segundo intento lo consigue. Balcón al valle y a toda la crestera de Aitana. ¡Guau!.
Hasta llegar al paso Comptador o la brecha no vemos hitos ni pintura, pero llegando a la puerta pedrosa está señalizada en blanca/amarilla. El descenso, exultantes de alegría, lo realizamos en zigzags con giro ligero hacia la izquierda. Nos desciende rápido pero seguros de la afilada sierra Les Bardals. Menuda bajada más escondida.
Es muy usada, se nota por la cantidad de hitos de piedra que tiene en su recorrido, pero para nosotros es inédita. ¡Qué satisfacción da hallar pasos tan impresionantes como este.!
Cuando salimos a la pista ancha de tierra tropezamos con una tetrabifurcación. Nos hace dudar si el segundo hacia la izquierda nos llevará al pueblo, pero no nos queda día para perdernos. A la derecha va a la carretera y por ella llegamos a las 17 horas a Confrides.



























Día perfecto. El viento un poco excesivo, pero no hace frío ni calor. La entrada y salida de la Serrella para nosotros eran desconocidas. No se como habíamos tardado tanto en llegar hasta aquí. Volveremos.
Cenamos y dormimos en la venta Pirineo, y hasta mañana. Queremos ir a visitar Aitana, pero eso será otro día.
Vemos caer la noche sobre el valle y el cielo sobre la Serrella se cubre de brillantes estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario