Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

martes, 23 de diciembre de 2014

BALSA DE SANSEVERA EN LA SIERRA DE LÓQUIZ

DESDE LEGARIA A LA SIERRA DE LÓQUIZ


FICHA TÉCNICA-
Día: 23/12/2014 
Participantes: Diego, Julián y Ángel.                                                      
Tiempo estimado: 4 horas.                         
Distancia: 14 km.   
Dificultad: Fácil.   
Como llegar: 
Por la carretera NA 132-A de Estella a Acedo. Después de pasar Murieta, a la altura de Mendilibarri, tomamos un cruce a la derecha para girar a la izquierda que nos lleva a Legaria.
ITINERARIO:
Legaria - Puente sobre el Ega - Prados de Iribia - Carretera NA-132-A - Senda Cuatrolugares -  Balsa de Sansevera - Vía Verde del Ferrocarril Vasco-Navarro - Murieta -  - Legaria.


El Parque Natural del la Sierra de Lóquiz, a diferencia del de la Sierra de Urbasa, carece de fuentes, excepción hecha de la de San Cosme y San Damián. Por ello y a lo largo de los tiempos los ganaderos de los 25 pueblos que administran el Monte Comunal tuvieron que construir de forma artificial CHARCAS o BALSAS, para que el ganado pudiera beber en verano, que en ésta Sierra de Lóquiz es especialmente caluroso.  
Para ello, los ganaderos de éstos valles solían construir las balsas con base de cemento en zonas de suelo especialmente impermeables y donde por las características del terreno se acumula el agua durante el otoño e invierno y se mantiene durante mucho tiempo.




                 




Entre las BALSAS más conocidas podemos citar las siguientes:
*- LA BALSA GRANDE: Que se encuentra en el camino desde la ermita de Santiago a Baríndano, en el raso  de Lóquiz, rodeada de numeroso pasto. Es un lugar muy frecuentado por el ganado, especialmente en el verano. En el año 2.000 los ganaderos han construido unos abrevaderos con boyas que controlan el nivel del agua para un mayor ahorro de la misma.
*- LA DE SANSEVERA: Esta balsa se encuentra en el camino de la Cañada, subiendo entre Ancín-Mendilibarri a la Sierra de Lóquiz.
*- LA DE LA CRUZ DE HIERRO: Se encuentra en el mismo camino que la anterior, pero un poco más adelante.
*- LA DEL HAYA MOCHA: La podemos localizar cerca de la Balsa de Cruz de Hierro y se encuentra si vamos desde el camino que va de la ermita de Santiago, un poco antes de llegar a los corrales de Viloria.
En la parte norte de la Sierra de Lóquiz, que es la que da a la zona del valle de las Améscoas, también hay algunas balsas, como la de SAGARMINA, LA CHOLA y la de ARGAMABELA.

Estas balsas además de ser utilizadas por el ganado para beber, también son utilizadas por los cazadores que camuflados alrededor de ellas se ocultan a la espera de que vengan a beber aves como malvices, tordos y palomas(en octubre).




RUTA:
Puente sobre el río Ega, en Legaria.
Comenzamos en el pueblo navarro de Legaria. Salimos con las botas puestas en dirección a la carretera nacional NA-132A cruzando el puente sobre el río Ega. Una vez sobrepasado, abandonamos el asfalto y giramos a la izquierda por un camino ancho de tierra que nos conduce entre huertos con almendros, manzanos, nogales, cerezos... En tiempos pasados, cuando éramos niños, le llamábamos el camino de la Fuente de Burbudeas.




Debemos atravesar la NA-132A, rectos, para ello atamos a Arlas, nuestro perro, y ya seguros pasamos al otro lado donde surge una pista de tierra que tomamos. Esta enlaza con la vía verde del tren, pero nosotros continuamos rectos.
Enseguida encontramos una fuente, paramos a beber. Vemos unos preciosos caballos.
En la balsa de Sansevera
Por una pista ancha avanzamos. Al principio surge algún ejemplar de encina y poco a poco se hacen más frecuentes convirtiéndose en un frondoso bosque con este precioso árbol, ademàs de enebros, quejigos, bojes, madroños o gurbiotes.. (de sus frutos queda algún resto en el suelo) Al mismo tiempo el desnivel se acentúa y debemos quitarnos ropa. La niebla va cerrando la visión del monte y la temperatura es baja, pero la subida tiene su desnivel.


En poco tiempo llegamos a la Balsa de Sansevera, a rebosar de agua. El frío no ha podido todavía helar su superficie. Durante el invierno suele helarse con mucha frecuencia.  

Sacamos fotos y viendo en el GPS un camino alternativo de vuelta, casi paralelo al que traíamos, queda a mano derecha en la dirección de bajada, nos aventuramos por él. 
Precioso sendero, más estrecho que el de subida, más agreste y salvaje. Nos adentramos en el sombrío barranco que nos lleva por el pie de los riscos de las  Peñas  de la Miel. Se nota que apenas entra el sol, los musgos invaden las rocas y àrboles.


El sendero llega justo hasta la Fuente que hemos visto en el ascenso y desde allí nos situamos en la antigua vía verde del ferrocarril que unía Estella con Vitoria y que ha sido recuperada para paseos a pie o en bicicleta. 
Como es pronto, decidimos tomar la Vía Verde hacia la izquierda, por encima del pueblo de Mendilibarri para llegar a Murieta. 
El camino llanea por lo que el avance es rápido y cómodo.
Pasarela sobre el río Ega en Murieta.


Dicho y hecho, lo primero que vemos son unos chalets y unos postes indicadores de la vía del tren, después sobrepasamos la Estación del tren de Murieta, que dejamos a la izquierda, para girar a la derecha cruzando el pueblo y atravesando la carretera nacional hasta un jardín donde una pequeña pasarela nos ayuda a cruzar por encima del río Ega. Una vez al lado del polideportivo lo rodeamos saliendo a la carretera NA-7451, que en unos 20 metros abandonamos tomando un cruce a la derecha que nos lleva por la ribera del Ega, pasando al lado de inicio del monte de Oco y la acequia, giro a la derecha hasta el alto del río de Legaria. Y a casa a comer,  bonita rota para hacer hambre.
Acequia de Oco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario