Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

martes, 30 de diciembre de 2014

SIERRA DE LÓQUIZ-SARDEGI (965 m.)Y ERMITA DE SANTIAGO

CIRCULAR POR LA VERTIENTE SURESTE DE LA SIERRA DE LÓQUIZ


FICHA TÉCNICA-
Día: 30/12/2014
Participantes: Ángel, Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 4 horas y cuarto.
Distancia: 19 km.
Dificultad: Media

PR-NA 184.
Como llegar:
Por la carretera NA-132-A, entre Estella-Vitoria. En Murieta girar hacia la sierra, hacia la cantera,  y aparcar en la antigua estación del tren, actual sede del ayuntamiento.
Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8548718

 
ITINERARIO:
Antigua estación del tren de Murieta (Ayuntamiento) - Ermita de San Víctor - Ermita de Santiago - Alto de Sardegi - Senda al Agujero de Ollo - Agujero de Ollo - Cruce de Ollobarren - Ollogoyen - Senda - Antigua estación del tren de Murieta (Ayuntamiento)

La Sierra de Lóquiz está ubicada en el Oeste de Navarra, se extiende desde el corredor alavés de San Vicente de Arana y Santa Cruz de Campezo hasta los valles de Allín y Metauten con una longitud de unos 22 km y una superficie de 140 kilómetros cuadrados. Constituye el flanco meridional del valle de Améscoa y al sur se abre Valdega y Valle de Lana.Se trata de un macizo kárstico de forma alargada, con cuatro acuíferos principales. Acantilados escarpados, pendientes de vértigo, cavidades escondidas y paredes monumentales dan forma a esta sierra paralela a Urbasa.

La flora de esta sierra es muy variada por tratarse de una frontera natural bioclimática. Desde las mayores elevaciones hasta las zonas más bajas, se suceden escalonadamente las hayas, los robles, las encinas, los madroños, las coscojas y las sabinas, los bojes... entre otras especies. 
La fauna es igualmente diversa y es fácil sentir a los corzos y jabalís y, sobre todo, contemplar sobrevolando los roquedos a los búhos reales, buitres leonados y cernícalos.
En la vertiente sur de la sierra  se encuentra la ermita de Santiago, un edificio del siglo XIII en el que se reunían los "Dieces", los representantes de los 25 pueblos comprendidos en las cinco comarcas que gestionan el territorio. Se compone de la Capilla del Santo, una Sala de Juntas y una Cocina.





RUTA:
Comenzamos en la antigua estación del Ferrocarril vasco-navarro, de la desaparecida vía que unía Estella (Navarra) con Vitoria (Álava). Fue rehabilitada y actualmente se usa como Ayuntamiento.
A pesar de que son casi las 10 de la mañana, hace 0º, pero lo peor es que sopla el viento, así que la sensación es de más frío. Hay que taparse.
Comenzamos por la pista de tierra que sube hacia la visible cantera. Vamos rodeados de unas viñas. Antes de girar ligeramente a la derecha nos encontramos una balsa de agua a la izquierda, parcialmente helada. En el trayecto encontramos varias y también lanzamos piedras para romper la superficie de hielo.
Dejamos la cantera a mano derecha, no hay gente trabajando.
La pista ancha de tierra sube por todo el Barranco de Zurcuna. En un serpenteante ascenso comprobamos que la nieve que cayó el domingo, día 28, todavía se conserva, y al haber pasado vehículos se ha convertido en hielo. Así que caminamos por los laterales o por el centro, depende en que lugar esté mas blanda la nieve. 


En un recodo oímos el ruido de algún vehículo. Un quad y una moto suben, nos apartamos por si acaso resbalan las ruedas, pero pasan como una exhalación. Esperemos no verlos en la bajada. 
Continuamos hallando cada vez más nieve a medida que vamos subiendo. No hay que tomar ninguna desviación hasta llegar a una pista ancha que se cruza. Creemos que es a la derecha, cruzamos un paso de hierro para que no accedan animales. Primero ascendemos un poco, pero enseguida vemos una palomera y que va descendiendo ligeramente. Hasta que llegados a la ermita de San Víctor vemos que nuestra dirección es equivocada. 

Una parada para ver el Valle de Allín, que luce unos tonos verdes primaverales, un vistazo al fondo, hoy no se ven los Pirineos, hay bruma, pero si que contemplamos Monjardín, Montejurra, y las sierras de Urbasa y Andia a nuestra izquierda. Giramos sobre nuestros pasos y rehacemos el camino hasta el paso de animales. Hay una pista a nuestra derecha que desechamos. Proseguimos rectos. Aproximadamente un kilómetro y viramos a la derecha. Conforme avanzamos la nieve va apareciendo en más cantidad. No ha pasado gente andando, solo algún coche, así que encontramos rincones navideños, donde la nieve permanece también en los árboles. Foto obligatoria.
Después de sobrepasar un par de balsas heladas tenemos un cartel que señala 1,200, poco más de un km., a Santiago de Lóquiz. Un aumento del desnivel pero en poco tiempo estamos a las puertas de la ermita de Santiago. Hay unos senderistas almorzando a los que saludamos, unas fotos y nos vamos en dirección al Alto de Sardegi.
Desde la ermita subimos en diagonal por la explanada. Hay un buen canto de nieve. Y hay huellas de vehículos que nos guían hasta un árbol con 2 carteles: a la izquierda, Sardegi; a la derecha, el Agujero de Ollo.
Nos dirigimos a la izquierda por una estrecha senda, con bojes cubiertos de nieve. Poco apoco se va cerrando. 





















Pero desde este punto tenemos buenas vistas hacia el Este, contemplamos la sierra de Valdezcaray, de Toloño, de Cantabria, y, en primer plano, la Sierra de Codés nevada, con las antenas del Yoar, y la sierra Costalera.











En vez de volver sobre nuestros pasos nos dirigimos a mano izquierda, ascendiendo lo poco que nos resta para llegar a una explanada al lado del cortado y encontramos la cumbre con inmensas panorámicas del Valle de Allín y de las montañas que lo circundan. 








Las peñas de la vertiente Este de Lóquiz se observan con toda su belleza, se desploman en caída vertiginosa hacia el valle. 
Hacia tiempo que no habíamos estado y con nieve es más espectacular si cabe.





Volvemos hacia la ermita de Santiago de Lóquiz pensando en bajar por la misma ruta de subida, pero decidimos seguir la senda del Agujero de Ollo.
Impresionante, estrecho sendero, paso de toda la vida que nos conduce entre bojes, encinas, robles... cubiertos de nieve, con marcas blanca/amarilla, hasta la cueva por donde se pasa al valle de Allín. Nos encanta el rincón. Es una cavidad-pasadizo de 30 metros y además está adornada su entrada con unos carámbanos que cuelgan del lateral de la abertura de paso. 

En vez de volver decidimos que por el lateral de la sierra vamos a buscar un camino para regresar a Murieta. Siempre surge un nuevo camino que nos hace avanzar a la aventura. 
Atravesamos la cueva, agachándonos y pasamos al otro lado donde hay un enorme farallón desgajado de la roca principal. Espectacular.
Como la senda se pica hacia abajo tomamos velocidad y descendemos zigzagueando lo más rápido que podemos rodeados por un pequeño encinar, que más adelante se convierte en una chopera. No hay ninguna senda a media ladera, así que bajamos hasta una explanada con  unas enormes piedras que nos guían: a la izquierda a Ganuza; a la derecha, a Ollogoyen,

 
Hacia este último pueblo nos dirigimos por una senda bastante llana, pero con muchísimo barro,  que nos lleva hasta el centro del pueblo, donde hay un lavadero y una fuente en la que tomamos unos tragos de agua. ¡Que buena está!!
Desde aquí tomamos una pista, que vemos que sube hacia la ermita de San Víctor. Unas curvas en zigzag, en ascenso, nos sitúan al lado de un pilón. Giramos a la izquierda para subir por un antiguo sendero que enlaza con la pista que baja de San Víctor, pero sin pasar por ella. Ha quedado atrás. 
Desde aquí abandonamos las vistas al valle de Allín, de los precipicios que caen de la Sierra de Lóquiz a este valle,  para internarnos en el bosque



Enfrente vemos una senda que parece que baja el barranco de la mañana pero la desechamos. Giro a la izquierda para transitar por un camino ancho, en llano. Enseguida llegamos a otra pista ancha a la izquierda que desechamos.
Seguimos pero poco convencidos, parece que nos alejamos de Murieta. Vuelta y regresamos hasta la pista que habíamos dejado, pero no tomamos esta dirección sino la contraria. (Cuando venimos hay que ir a la derecha) Si esta si es la dirección. Un estrecho sendero que une Valdega(Murieta) con el Valle de Allín (Ollogoyen) nos saca hasta una pista ancha. Podíamos haber bajado hasta el fondo y luego girar a la derecha hacia Murieta, pero decidimos un campo a través que tras pasar por una viña nos lleva al camino de inicio y desde allí al coche. Nos esperan para comer. Rápidamente nos quitamos las botas y a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario