Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

miércoles, 24 de junio de 2015

PEÑÓN DE IFACH (327 m.)

DESDE CALPE HASTA SU EMBLEMÁTICA CIMA EN EL PENYAL DE IFAC


FICHA TÉCNICA-
Día: 24/06/2015
Participantes: Diego, Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 2 horas.
Distancia: 5 km.
Dificultad: Media-Alta, por el vértigo que puede dar.
Punto de inicio: Por la autopista Alicante-Valencia, tomar la salida Altea/Calpe y seguir hasta el segundo pueblo. Tomar la salida Sur y por toda la avenida principal hasta llegar a las Salinas. Unos carteles nos indican, girando a la derecha, como llegar al Peñón de Ifach.

ITINERARIO:
Aparcamiento - Parque Natural del Peñón de Ifach - Centro de Información - Túnel - Mirador de Cavanilles - Cima del Peñón de Ifach - Mirador de Cavanilles - Túnel - Centro de Información - Aparcamiento.
AVISO. CERRADO.
1 de julio de 2015- Han hecho una tapia que cierra el paso al Peñón de Ifach, después del túnel y el mirador de Cavanilles no permiten continuar hasta la cima.


El Parc Natural del Penyal de Ifac es una enorme masa calcárea que se eleva sobre el mar hasta los 332 metros de altitud máxima. Desde que a principios de este siglo fue excavado un túnel, que atraviesa una de sus paredes por el Nordeste, se puede ascender por un serpenteante camino hasta su cumbre.





Este paraje de 45 hectáreas fue declarado Parque Natural por el gobierno valenciano el 19 de enero de 1987, se encuentra en la comarca de la Marina Alta, al Noreste de la provincia de Alicante.

El parque está situado en un peñón aislado en la costa Norte de la provincia de Alicante. Constituyendo el peñón una de las últimas estribaciones de las cordilleras Béticas. Esta enorme mole calcárea desciende de manera abrupta hacia el mar, y está unida al continente por un istmo detrítico. Debido a sus características físicas es un vértice geodésico de tercer orden, que fue utilizado en su momento para la triangulación de España. Desde la cima es posible, en días claros, divisar la isla de Ibiza y hasta el Cabo de Santa Pola.

El parque es refugio para aves como el cormorán moñudo, la gaviota patiamarilla, el alcatraz, el halcón de eleonor, o el vencejo pálido.


RUTA:
Comenzamos desde el aparcamiento que hay justo delante de la entrada al Parque Natural del Penyal de Ifac. Vemos la inmensa mole rocosa del acantilado que cae vertiginosamente hacia el mar, su imagen es subyugante, como puede ser que un risco gigante, que da la impresión de ser macizo pueda ser subido sin falta de cuerdas y arneses. Desde esta perspectiva parece imposible.
El día está soleado pero sopla un poco de viento. 


Primero cruzamos al lado de una valla de madera que cierra el acceso a coches, por su lateral hay una pequeña puerta abierta.
Desde aquí parte la ruta a un mirador, hacia la izquierda, que desechamos continuando rectos. Sobrepasamos unos edificios de poca altura, son el Centro de Información, donde emiten audiovisuales, hay servicios. 
Pasamos el torno, que cuenta los turistas que subimos al Peñón. Hemos leído que es el parque natural más visitado de toda la Comunidad Valenciana.
Caminamos entre ejemplares de frondosos y enormes pinos, a su resguardo  podemos ir frescos, el sendero empedrado va girando con vistas a la cara Norte, las playas de la Fossa, de Benissa, de Moraira; o con vistas a la cara Sur, al puerto de Calpe en primer término y al fondo se puede observar la costa de Altea, sierra Helada..
Si miramos hacia el Oeste podemos apreciar la Oltá;  al fondo Bernia, la sierra Solana con el Tossalet del Castellet y del Navarro...
Y en la costa no cabe ni una vivienda más, han construido una exageración.
Cuando llegamos casi a la altura del túnel hay un mirador en el cual nos detenemos. Podemos contemplar el estrecho istmo desde el que parte la colosal peña calcárea a la que estamos encaramados. Y vemos a nuestra derecha la playa de la Fossa, a la izquierda el puerto y las pequeñas calas al lado del casco antiguo de Calpe, y enfrente las Salinas, hemos pasado antes y hay preciosos y rosados flamencos, de veraneo.
El paraje es impresionante, no nos extraña que tanta gente quiera vivir en este rincón de Alicante.
Hemos visto en el Centro de Información un cartel que hablaba de obras y el paso restringido, y ahora nos encontramos una cinta cortando el paso del túnel, ¿¿que hacemos??, nada, adelante. 
Para traspasar el túnel han puesto grandes maromas de cuerda a la derecha e izquierda,  la piedra es resbaladiza y con su ayuda es muy fácil pasar agarrado a ellas.


Salimos al otro lado, precioso mirador de Cavanilles a los acantilados de la cara Norte de Alicante. 
Desde aquí vemos que emerge entre las brumas el Montgó y hasta el faro del Cabo de la Nao.


Han puesto una verja verde que se puede abrir y un gran cartel de paso prohibido, ¿¿continuamos?? 
Vamos a seguir hay una cuerda en la pared de la derecha para ayudarnos en el avance, a la izquierda el acantilado con caída hacia el mar. Se acaba la cuerda y la organizadora desiste, se vuelve. 
Los dos continuamos  por el lateral del cantil, apenas dura unos metros el tramo de mayor dificultad, después la senda se interna en la sierra y es el típico camino de montaña. Es conveniente llevar buen calzado, vemos gente hasta con chanclas o playeras de suela lisa, pero tiene una dificultad media-alta. 
En nuestro sentido no pasa nadie y en un momento nos desviamos hacia la derecha, al mirador Carabineros, pero retornamos a la senda principal de ida al vértice geodésico. Hemos leído que las vistas no merecen la pena y no se distingue  muy bien el sendero.
Giramos por la loma del enorme risco y vamos avanzando lentamente.
La algarabía de las gaviotas y otros pájaros a nuestro alrededor en algunos momentos se hace insoportable, pero lo malo es que una viene al ataque, nos apartamos y en el último momento alza el vuelo y se aleja.
En un tramo un poco más delicado una cuerda gruesa nos ayuda, nos agarramos por seguridad, la piedra resbala un poco, pero no es complicado, no tiene vistas al precipicio.
Una última dificultad y llegamos a la espectacular cima del Peñón de Ifach. El vértice geodésico está situado a unos modestos 327 metros de altitud, pero sus vistas son impresionantes. 
Al fondo la sierra Helada, de la Oltá, de Bernia, de la Solana, hasta la del Ferrer. Montgó y acantilados del Poble Nou de Benitatxell, Benissa y Moraira.


Sopla una ligera brisa marina que
 hace todavía más agradable nuestra estancia en la cota máxima del Penyal de Ifac. Descansando y disfrutando de las panorámicas de 360º.
Nos rodean los tonos azules turquesas del mar Mediterráneo. Hoy no se ve Ibiza, una ligera bruma no nos deja apreciarla hacia el Este.
El itinerario de hoy es lineal. Así que después de sacar fotos en todas las direcciones, con pena nos disponemos a volver al punto de inicio, por la misma senda. 
Y algo que nos sorprende es que la ruta de vuelta nos resulta mas sencilla que la venida. 
Pensábamos que las caídas de los acantilados hacia el mar nos iban a impresionar más, pero no, nos resulta mucho más fácil.
Ya conocemos la ruta y regresamos con gente, lo que nos facilita seguir bien el trazado de los senderos difusos. Hay varias marcas de pintura roja que señalan el camino, pero han quitado los postes señalizadores.
En el último tramo se encuentra la piedra que parece que han sacado lustre, algo resbaladiza, pero con ayuda de las maromas ancladas a la pared lateral se camina con mucha seguridad, pegados al borde del precipicio.



Nos reencontramos con la desertora que se ha quedado en el mirador, ¡¡no era para tanto, solo el primer tramo!!

Atravesamos el túnel agarrados de nuevo a las cuerdas laterales y después de cruzarlo vemos un gran grupo de colegiales que los han traído hasta el mirador.

Continuamos por la senda habilitada con barandillas laterales que en grandes y cómodos zigzags nos llevan hasta el Centro de Información y después al aparcamiento, punto de inicio y final.

Desde una cierta distancia se aprecia gente en el vértice geodésico, están locos, parece que están a punto de caer al vacío.


A continuación nos bajamos al puerto a comer y después ...
Nos vamos al Caribe. No, la foto es en la playa la Fossa de Calpe. El edén. El agua fresca y cristalina, nos deja como nuevos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario