Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

jueves, 20 de agosto de 2015

AL YOAR POR LA VENTANA DE LAS BRUJAS Y FUENTE DE LOS NENES

ASCENSO Y DESCENSO ABRUPTOS A LA SIERRA DE CODÉS                               


FICHA TÉCNICA-
Día: 19/08/2015
Participantes: Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 3 horas.
Distancia: 7 km.
Dificultad: Media-Alta. Por el desnivel vertical de la ruta.
Punto de inicio: Desde Estella carretera a Los Arcos. Seguir hacia Torres del Río. Un cruce a la derecha marca el camino hacia Codés. Sobrepasamos Espronceda y un cruce nos lleva por Torralba del Río hasta el Santuario de Nuestra Virgen de Codés.
Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10541652
ITINERARIO:
Santuario de Nuestra Sra de Codés - Pedrera - Puente del Diablo - Ventana de las Brujas  - Yoar o Ioar - Hayedo - Collado y GR 1 - Fuente de los Nenes - Pedrera - GR 1 - Grandes Robles - Santuario de Nuestra Sra de Codés.


En la frontera de las provincias de Alava y Navarra se halla la Sierra de Codés, limite oriental de la Sierra de Cantabria. Está compuesta de calizas del cretácico, del final de la era secundaria.


La cumbre más alta es el Ioar o Yoar con 1.414 metros de altitud. Existe mucha diferencia entre la vertiente Norte donde impera la vegetación compuesta por hayedos, robles, encinas, madroños y algún pino de repoblación. A diferencia de la cara Sur, más arida, donde abundan los robles y encinas. En donde se halla el Santuario de la Virgen de Codés.



RUTA:
Partimos del Santuario de Codés. Al lado del frontón dejamos el coche. Sobrepasamos un merendero a la izquierda y, a nuestra derecha, una fresca fuente en la que hacemos una parada para beber. Atravesamos la pista del GR 1 y vamos rectos unos metros para, al poco rato girar a la izquierda, internándonos en el  fondoso bosque con unos grandes ejemplares de robles  y encinas que nos hacen el paseo más agradable.
Nos dirigimos hasta las paredes de los puntiagudos acantilados llamados "Dos Hermanas" y una vez situados a sus pies un hito de piedra nos marca la dirección a seguir. A la derecha, a saco.
Al principio caminamos por un bosquete de encinas pero enseguida desaparece la foresta y  nos recibe la pedrera de una canal. El desnivel es tremendo y a veces nos resulta dificil avanzar. Pero hincando los palos vamos progresando por un sencillo itinerario en cuanto a peligrosidad, pero con fuerte pendiente. Para arriba sin descanso.. 
Mirando al frente ya podemos observar la oquedad que se forma en la roca denominada el Puente del Diablo.
Puente del Diablo, desde la pedrera.
Puente del Diablo, por detrás.
El camino está al principio marcado con hitos de piedra, pero una vez enmedio del barranco disminuyen al hacerse la dirección evidente.
Cuando llegamos a la altura de un espolón rocoso, que divide el canal en dos, debemos ir hacia la izquierda. Vemos al fondo, ya más cerca,  el Puente del Diablo, cavidad en la roca. Antes de llegar cerca de ella debemos hacer una pequeña trepada y proseguimos pasando por el costado de la hendidura, que dejamos a la derecha.
Una última pedrera que superar, pero de no menor exigencia que las anteriores porque 
damos un paso para adelante y siempre
 se nos resbalan un poco las piedras menudas donde pisamos, nos toca volver a avanzar lo retrocedido. 
Y llegamos al hito de piedras que nos saca al camino principal de subida al Yoar por su cara Sur. 
Giramos hacia la derecha, subimos unos metros por la senda herbosa. 
Pero de nuevo a la derecha vemos una pedrera, acompañada de algo de hierba, que nos lleva a contemplar por detrás el Puente del Diablo. 

Ya sin bajar al camino principal, en dirección a la cima del Yoar, caminamos a media ladera de la sierra, nos guia la abertura en la inmensa roca  y llegamos en poco tiempo a la Ventana de las Brujas. 


Ventana de las Brujas.



Impresionante abertura enmedio de la peña que cuenta la leyenda que servía para pasar por su interior las brujas que cruzaban volando sobre sus escobas y desde ahi se lanzaban al valle. Las panorámicas son preciosas.


Desde este punto perdemos altura y volvemos a reincorporarnos a la senda principal tras realizar un pequeño destrepe. 
Hacia el Norte, tenemos las antenas que diferencian desde lejos la cima del Ioar y precediendole está el roquedo puntiagudo de Riscorroyo, superarlo no es ningun problema, el sendero pasa por su loma herbosa. 
Al Suroeste, vemos la Sierra de Cantabria, Valdezcaray y todo el valle con el pueblo de Aguilar de Códes en un alto.

Con un pequeño esfuerzo andamos los pocos metros que nos separan de la cumbre. 
Casi todos los años subimos a ella, pero cada vez por una vertiente distinta. Ésta la teníamos en mente desde hace tiempo, pero al completo no la habíamos hecho nunca. Al final llegó el día y la verdad es que merece mucho la pena. 







Enseguida hollamos la cumbre del Ioar o Yoar de 1.414 metros de altura. 
Paramos lo justo para sacar las fotos de rigor, contemplar la sierra Costalera, de Lóquiz y las siluetas de todas las sierras del Norte. Las nubes al fondo van creciendo.


Bajamos hasta el lateral de las antenas y giramos a la derecha para introducirnos en el precioso hayedo que tantas veces hemos recorrido. Bajamos rapidamente girando levemente hacia la derecha para llegar al GR 1 o Collado de Laplana, que separa el monte de este nombre del Ioar.
Cima del Ioar.
Aqui viramos a la derecha para recorrer apenas unos metros por el GR 1, o senda histórica, y decidimos abandonarla para girar a la derecha y buscar la Fuente de los Nenes. Hemos leído varias veces que está cerca de la senda y nos decidimos a ir a buscarla. Esta muy bien señalizada con flechas rojas. 



Bosque de Hayas.
Cruzamos  un barranco por una senda sencilla hasta otra canal y aquí dudamos donde se encuentra la fuente. Vamos hacia arriba pero perdemos el rastro. 

Subida a la Fuente de los Nenes.
Retrocedemos y encontramos la flecha roja que nos guía justo enfrente de donde veníamos. Una pequeña roca que hay que trepar y una cadena de subida. Pero vemos que el rastro que ha dejado el agua en la roca, está seca. Volveremos otro día en invierno o primavera para verla con agua. Ahora decidimos bajar la vertical pedrera para llegar a coger el GR 1. 
En sencilla bajada "esquiando" que nos conduce rectos hasta el GR 1 o senda histórica que enlaza el Santuario de Codés con el Collado de Laplana.

Un vistazo a nuestra espalda para admirar la pedrera y el coloso peñón del Cencerro, que en nuestro descenso lo hemos dejado a la derecha.

Y proseguimos por el GR 1 hasta encontrar la preciosa era enmarcada por enormes ejemplares de roble. El lugar es precioso en verano, pero en primavera alcanza su belleza máxima.




Una parada para contemplar los acantilados rocosos que tenemos a nuestras espaldas   y un último esfuerzo hasta el Santuario de la Virgen de Codés.

Bosque de robles.
Magnífica ruta para conocer de primera mano el Puente del Diablo, la Ventana de las Brujas y la Fuente de los Nenes. Por mucho que andemos por la sierra de Codés siempre encontramos una ruta alternativa para subir o bajar al Yoar. Faltan todavía muchas por hacer y que disfrutar. 
La bella y desconocida sierra de Codés es impresionante en todas las épocas del año y en todas sus vertientes.
                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario