Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

miércoles, 15 de enero de 2014

PUIG CAMPANA (1.410 m.) Y PONOIG (1.181 m.)

SUBIDA A DOS COLOSOS DE ALICANTE-


FICHA TÉCNICA-
Día: 12/01/2014
Participantes: Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 8 horas, en movimiento.
Distancia: 21 km.
Dificultad: Alta.
PR CV 13 , 14, 16, 17 y 289.
Como llegar:
Se toma la salida en Benidorm, dirección a Callosa d'en Sarrià. Antes de entrar en La Nucía, hay una rotonda donde a la izquierda sale dirección a Guadalest por la CV 70. Están instalando el mercadillo semanal, igual nos esperan a nuestra bajada. En la segunda rotonda, en el ramal tercero, donde indica Urbanizaciones, salimos y subimos rectos descartando las bifurcaciones. Llegamos a una estrecha carretera, al lado de un cauce de un río con piedras muy grandes y rectos hasta un aparcamiento  situado al lado del depósito y helipuerto.
Wikilochttp://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5943785

ITINERARIO:
Depósito y helipuerto de Polop - Barranco de la Canal - Collado del Cigarrí - El Passet de Nasiet - Pla del Ponoig - Ponoig - Collado del Ponoig - Collado del Pouet - Sender Botànic de L'Ombría - Nevera - Collado del Bancal del Moro - Puig Campana - Pedrera del Carreró - Finestrat - Camí de la Serra - Refugio JM Vera - Collado del Pouet - Collado del Cigarrí - Barranco de la Canal - Depósito y helipuerto de Polop.
Más información del ayto. de Finestrat.


La segunda cumbre más alta de la provincia de Alicante es el Puig Campana, de 1.410 metros sobre el nivel del mar, con su apariencia característica dada por su gran tajo en medio de la roca, que las leyendas cuentan que fue cortado por Roldan, cayendo a mar y formando la actual isla de Benidorm. A destacar es el desnivel a superar desde Finestrat, la zona por donde discurre el sendero es muy abrupta, pudiéndose comparar a cimas del Pirineo. A su alrededor, no faltan otras cumbres de importancia como son el Ponoig 1.181, el Cabal 1.189, y la Peña Roc 1.110, lo que le da a la zona una fisonomía de alta montaña.
A la izquierda, el imponente Puig Campana, a la derecha la cara este del Ponoig.


Debido a que el tipo de roca predominante es la caliza son numerosas las cuevas, oquedades e incluso formaciones en cresta, como la de “els Castellets”. También abundan zonas con grandes rocas ideales para la práctica de la escalada.

La ladera norte del Puig Campana, tiene una gran formación arbórea, existen varias reservas de microflora y están realizando actuaciones para conseguir reforestar un paraje que fue castigado por el fuego hace un lustro.



RUTA:
Salimos del depósito y helipuerto de Polop. También es punto de partida de multitud de rutas de escalada del monte Ponoig. Están las marcas del PR CV 17 indicando que hasta el Collado del Llamp, son 3 horas ( si miras las rutas del FEMEC, esta variante del sendero de pequeño recorrido número 17 no aparece, pero es un tramo precioso para conocer ).

Vamos por la senda que remonta el barranco de la Canal, por el lateral de las moles rocosas del Ponoig que las tenemos situadas a nuestra derecha. Precioso recorrido entre pinos, carrascas, vegetación.... Es larga y dura la subida permanente por esta bonita senda zigzageante. A nuestras espaldas, entre nubes, el pueblo de Polop y la tímida sierra de Bernia se entreven a ratos.


Hasta que nos situamos en el collado del Cigarrí,  conservamos las vistas al barranco de la Canal, con el Bernia de telón de fondo, y se abre la visión al colosal Puig Campana y se intuye la senda del Cigarrí que llanea a media ladera del Ponoig. 
En este punto debemos coger una pequeña senda hacia arriba, que se desvía a la derecha, apenas difuminada, hacia las paredes del "León Dormido" o Ponoig.


Con la ayuda del GPS vamos avanzando llegando hasta la pared y desde allí descendemos un poco yendo cerca de los paredones. Nos vamos demasiado abajo y no encontramos los imprescindibles hitos para iniciar la aventura. Retrocedemos, pero paramos un poco a beber agua y en ese preciso momento vemos el cairn de piedra encima de una roca y el GPS indica que es por allí. Ahora si vamos a la aventura, pero siempre con ayuda de hitos, que marcan las ancestrales rutas de subida por los montes. En estos roquedos no puede uno fiarse de entrar si no están los hitos o pintura, porque puedes colocarte en alguna pared donde ya no puedas ir para adelante, ni para atrás. Siempre con la máxima prudencia. De todas formas, gracias a los hitos y al GPS no existen problemas y avanzamos sin problemas.


Nos alzamos con facilidad sobre la pared y por medio de los sucesivos montones grandes de piedras subimos sin dificultad. Cada vez tenemos una visión más amplia de las sierras que nos rodean, pero las nieblas del mar nos tapan parcialmente sierra Helada y Benidorm, que los observamos con una imagen fantasmagórica. Este tramo llamado el Passet de Nasiet está muy bien indicado, pero creo que es más aconsejable subir que bajar por él. 

Llegamos al Pla del Ponoig, estamos entre la cabeza y el lomo del león. Hemos tenido suerte y está durmiendo la siesta.
Cuando vemos ya la otra vertiente, las sucesivas cadenas montañosas del Bernia, Ferrer, Aixortà, Serrella.... nos desviamos hacia el sur para lomear entre incómoda piedra de lapiaz. 
Vamos paralelos a la espina dorsal de la sierra de Aitana, cuya antena vemos. A nuestro lado el Cabal, cumbre de vistas impresionantes y los abruptos valles que nos rodean. Pisamos la cumbre justo detrás de unos muchachos que vienen del otro barranco que limita el Ponoig por el oeste, el de Gulabdar. Las vistas son espectaculares, las nubes bajas tapando casi por completo Benidorm, el Puig Campana parece que lo tocamos con la punta de los dedos, y todas las sierras del oeste. 
Nos sacan la foto cimera y proseguimos nuestro camino comentando que da gusto ver gente joven andando por las montañas, gente sana... 
No paramos de inmortalizar nuestra cima, una foto hacia Bernia, otra al Cabal y una tercera al Puig Campana. Así que luego resulta imposible cuáles elegir para subir al blog.



Bajamos felices de haber conseguido la primera cima del día. Primero es en llano por encima de la loma y después viene la pendiente. Hay que tener cuidado, la piedra suelta es traicionera, así que clavando bastones vamos avanzando con las preciosas imágenes dels Castellets o circo de Orcheta delante nuestra. Maravilloso. Este rincón es mi favorito de la provincia, pero que no me oigan los demás.


Llegamos al sendero PR CV 16 que viene de Polop y nos dirigimos a la izquierda hasta el Collado del Ponoig, un mirador natural de la Marina Baja donde merece la pena detenerse un instante. Lástima el incendio de hace 5 años del que todavía quedan vestigios. Dudamos si ir por encima superando la peña que tenemos enfrente, pero no sabemos si hay salida por aquí hasta el Coll del Pouet, así que retrocedemos y bajamos hasta el collado que nos sitúa con vistas a la cara sureste del Ponoig. Vemos un grupo interminable y multicolor de senderistas que vienen por la senda del Cigarrí, de la izquierda, pero nosotros vamos a la derecha para llegar en un momento al Coll de Pouet y desde aquí emprender la segunda cima del día. 

Pero nos detenemos para tomar fotos de enfrente, con el inmenso peñón del Puig Campana, desafiante. Y girándonos también disfrutamos de la vista del Ponoig que desde esta perspectiva no parece tan fiero.
Parada a tomar una manzana, una barrita y un trago y poco a poco hacia arriba. Siempre hemos bajado por aquí, y ahora pensamos que es mejor descender. Pero es una subida más corta que la de la pedrera. El Coll del Pouet está por encima de los 800 metros y, sin embargo Finestrat, a unos 400.
Emprendemos la subida hacia la izquierda, por el sendero botánico y desechamos la senda que rodea el Puig Campana por la fuente de la Solsida, para tomar hacia la derecha la primera rampa hacia el coloso.
Lo bueno de la subida es que avanzamos por la cara sombría, y es de agradecer porque hace calor en los barrancos. En las alturas con el viento se respira muy bien.
Giramos a la izquierda un momento a ver la nevera, en los alrededores hay cantidad de pequeños arboles de repoblación, resguardados con mallas de plástico, de forma redonda, que semejan farolillos en medio de un jardín. 
Continuando la pendiente vamos viendo a gente bajar que nos dan ánimos. Poco a poco llegamos al collado del Bancal del Moro. La subida tampoco es para tanto. Se hace rápida.








Y desde allí, a la izquierda vamos remontando la última ladera que nos separa de la cumbre, situándonos sobre la cara este del Puig. Ya habíamos visto que la niebla de la mañana contrariamente a nuestras previsiones estaba subiendo, y las panorámicas son espectaculares. Una inmensa nube de algodón que invita a lanzarse sobre ella, pero ¿¿¿nos sostendrá??? 
Entre muchos montañeros hollamos la cima de la segunda sierra más alta de la provincia de Alicante, el Puig Campana o "Montaña Mágica" de 1.410 metros. Igual ha bajado de altura por la cantidad de gente que estamos aplastándola. 
Se ha congregado en la cumbre una gran excursión, de la que van llegando participantes.
Desde su vértice geodésico nos damos cuenta de que el Ponoig se ha tapado más. Las panorámicas hacia las sierras del interior de Alicante están un poco blanquecinas pero son visibles, pero al este apenas vemos la silueta de la sierra Helada, a veces se aprecia la isla de Benidorm, otras veces no. Grandioso.
Parada para un par de merecidos bocatas de chorizo, exquisitos, y restos del turrón de Navidad. Necesitamos mucha energía. 
¡¡Y sobre todo un gran empacho de vistas.¡¡
Ahora barajamos dos posibilidades, bajar por donde hemos subido, por la cara norte,  o, descender por la pedrera y coger la circular para volver al Coll de Pouet. Por unanimidad decidimos que tenemos tiempo para bajar por la pedrera.
Descendemos de nuevo hasta el Collado del Bancal del Moro, donde vemos unas huellas e intentamos coger la pedrera un poco más abajo, pero nos sitúa en un alto.
Vemos que lo mejor es actuar como la artillería española, que nunca retrocede, sólo  da la vuelta y sigue adelante, para coger la senda en el punto habitual. Ya estamos en el comienzo de la pedrera del Carreró. Primero toca bajar con las manos, un paso sencillo, y luego por un lado u otro de la pedrera, o por medio, lo que resulte más cómodo y menos resbaladizo. La piedra grande está casi toda abajo, queda la suelta que nos hace ir muy atentos a no caernos. La niebla sube y baja por la chimenea de la pedrera sin ningún esfuerzo.
En este momento pensamos que es mejor subir, que contradicciones, antes, cuando subíamos, decíamos que era mejor bajar. No nos entiende nadie, somos unos inconformistas. Nos llevamos la contraria a nosotros mismos.
Laboriosamente descendemos por el barranco de les Marietes, acordándonos de la etapa de carrera de montaña vertical que se celebra en este monte. Cómo no se matan al bajar tan deprisa, deben ser sus zapatillas de montaña....
Y por la pedrera mucha gente descendiendo, cómo pueden ir con zapatillas playeras... Eso tiene mérito.
Llegamos a la zona de llano y desde allí transitamos más a gusto. Vuelve un tramo de pendiente pero a pesar de la inclinación el tipo de piedra no resbala. Hemos decidido ir por la cara noroeste y vamos buscando las señales que nos marquen el desvío hacia la derecha. Encontramos una cruz en blanco/amarillo y la desechamos, haciendo caso a la señal continuando hacia abajo (luego vemos que hubiéramos acortado por ahí). Justo cuando encontramos la primera casa de Finestrat está el cruce a la derecha, PR CV 13 a Polop. Allí tenemos el coche y no quiere venir a buscarnos, pues iremos nosotros.



Es el antiguo sendero del Camino de la Serra, que transcurre al principio entre pinares, este asciende gradualmente entre antiguos bancales con sus taludes de piedra, y  que poco a poco vamos perdiendo de vista la vegetación, por el  incendio de hace unos diez años. Todavía queda algún tronco de pino tumbado por los muros de piedra.
Seguimos por la senda con fuerte ascenso y llegamos al Collado Tossal de les Nou Hores y vemos algunos otros senderos de menor importancia que ascienden hacia las espectaculares paredes donde tradicionalmente se viene realizando escalada. Así podremos gozar durante un buen trozo de la grandiosidad de tales acantilados con sus formas caprichosas que la tierra ha conformado a lo largo de su historia.

Hacia muchos años que no habíamos pasado por aquí, así que nos sorprenden gratamente las vistas a la cara suroeste del Puig Campana, y a las montañas que nos rodean y no tan agradablemente la constante cuesta arriba que vamos recorriendo. Recordábamos una senda llana, pero siempre la habíamos realizado en la dirección contraria, en bajada.

Llegamos  a un morro denominado El Volador y ahí gozamos de una parada, contemplando desde el S al NE el Cabeço de Oro, La Carrasqueta, la Serra de Orxeta, sierra de Sella, Peñón Divino,  todo el cordal de Aitana, así como los distintos valles que discurren por la intrincada geografía que conforman el paisaje. 
El sendero se introduce por las vertientes NO del Puig Campana donde observamos que la vegetación es más exuberante, vemos los brezos en flor, esta zona tiene más humedad en estos terrenos debido a su orientación a resguardo del implacable sol y la climatología del lugar ha contribuido a la formación de todo el entorno que nos rodea.
 



En medio de esta frondosa vegetación, vemos incluso madroños, llegamos al Refugio, bonito enclave para hacer noche y aprovechar al día siguiente para acabar de cumbrear otras sierras. Podemos contemplar hacia la cima  los morros rocosos del Puig Campana, la característica y casi perfecta hendidura, El Portell o tajo de Roldán, el cual ha dado pie varías leyendas y las cuales forman parte inseparable de esta montaña.
Pronto llegamos al Collado del Pouet, en este amplio enclave se bifurca nuestro sendero del PR-CV 289 (Vuelta al Puig) y donde aparece el sendero PR-CV17 (Polop- Coll del Pouet- Polop), el cual seguiremos.
En pocos minutos vemos la linea recta que forma la senda del Cigarrí, justo debajo de los contrafuertes del Ponoig. Es larga pero bastante llana así que avanzamos rápidamente por ella.
Si miramos hacia atrás los últimos rayos del sol se ocultan detrás del Puig Campana. Si miramos hacia adelante vemos una preciosa luna que nos avisa que tenemos poco tiempo para completar la ruta, por lo menos con luz. Y estamos sin frontales. 
Hacia abajo, descubrimos Benidorm y la senda que lleva a la Taberna de Margoig, podemos hacer....... nuestros caminos son infinitos. Siempre nos queda un hito o un sendero por recorrer.
Se hace largo el tramo que va del collado del Pouet hasta el collado del Cigarrí. Antes de llegar subimos unas escaleras pétreas última dificultad en la senda bastante llana. 
Pero después del collado, para abajo en picado. En descenso trepidante recorremos los últimos kilómetros para llegar al coche con la mínima claridad, pero con suficiente. El sol se ha parado en 
la crestería del Bernia.

Ruta exigente pero muy gratificante que nos sube a dos cimas emblemáticas de la provincia de Alicante: la Montaña Mágica y el León Dormido. Dos circulares a ambas sierras que nos llevan a recorrer casi en su integridad a los dos colosos de piedra. Con más de 21 kilómetros y casi 2.000 metros de desnivel es una satisfacción realizar la primera ruta del 2.014 con sabor "pirenaico". Inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario