Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

lunes, 13 de agosto de 2018

GR 11.SENDA PIRENAICA -4ª ETAPA- DEL REFUGIO DE LIZARA A CANDANCHÚ-

Etapa 4ª: Ref. de Lizara - Candanchú


FICHA TÉCNICA-
Día: 13/08/2018
Participantes: Nieves, Chus, Javier y Julián.
Tiempo estimado: 7 horas y media.
Distancia: 13 km.
Desnivel: 1.138↑ 994↓
Senderos: GR 11.
Dificultad: Alta. Por distancia, desnivel y el Paso de la Oreja.
Wikiloc: https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/gr-11-senda-pirenaica-4a-del-refugio-de-lizara-a-candanchu-collados-de-bozo-aisa-o-esper-y-tuca-bla-28289193


ITINERARIO: 

Refugio de Lizara - Plano de Lizara - Cascada de la Chorrota - Puerto de Napazal - Cabaña de Napazal - Collado del Bozo/Cruce hacia Canfranc o Candanchú - Sirga - Foyas de Aragües - Collado de Aísa o Esper - Paso de la Oreja - Collado de Tuca Blanca(2.290 m.) - Mirador Loma Verde - Terminal superior del Telesillas Tuca Blanca - Puerto de Tortiellas - Pista Rinconada - Candanchú. 



RUTA:
Salimos con buena previsión metereológica del Refugio de Lizara, a 1.540 metros de altitud.

Tomamos el camino
 que atraviesa el llano de Lizara, enfrente del refugio. Girando la cabeza para contemplar imágenes tan bellas como la que inmortaliza los primeros rayos de sol en la cumbre del Bisaurín y dibujar parte del trazado que recorrimos ayer.

Dejando a la izquierda la cascada de la Chorrota (generalmente seca) al final del llano y continuamos subiendo hasta la cabaña de pastores denominada de Napazal a la cual se puede llegar con todoterreno. Las ovejas están ya esperando su "desayuno" y los perros ladran al comprobar que nos vamos acercando al redil.



El GR 11 continúa a mano izquierda por un sendero que se introduce en el barranco de Napazal, por su margen derecha. En verano suele llevar agua de forma intermitente, aunque en esta ocasión la cantidad es bastante pequeña a pesar de que el día de ayer terminó con una gran tormenta. 
Tratamos de avanzar a un ritmo tranquilo. Vamos cogiendo altura y el refugio de Lizara va quedando atrás, así como el majestuoso Bisaurín.

Después de unos 2 kilómetros llegamos al Collado del Bozo, a 1.995 metros de altitud.

En esta encrucijada continuamos en suave ascenso a la izquierda, a media ladera, bajo la Punta Alta de Napazal, de 2.363 metros de altura.


















Hace fresco y las vistas son preciosas, mires hacia donde mires. Un auténtico paraíso de montaña a nuestro alrededor.

Abandonando la ramal de la variante GR 11.1 que desciende a la Plana de Izagra. Hacia abajo se abre un valle herboso. Las fotos no reflejan en toda su extensión lo que captan en directo los sentidos. Un lugar sencillamente mágico.
La senda
se encamina hacia el Norte por el valle de Ribereta d'o Bozo, bajo los escarpes calizos de la Sierra de Bernera por un lado y la Llena del Bozo por otro. Enseguida nos encontramos con la pequeña dificultad del día, un paso rocoso que se supera con la ayuda de una sirga fijada a la pared que sirve para avanzar con más tranquilidad.
















Aunque en esta parte encontramos seco el cauce del río, a medida que ascendemos el agua aparece y todavía le da al lugar un cariz más agreste.
Vemos en los sombríos restos del invierno, pequeños neveros. Nos hacemos una foto al lado de uno de ellos. El valle, en la denominada Foya de Aragües se va abriendo y nosotros cambiamos de dirección y vamos girando hacia el Este.


A otros 3 kilómetros aproximadamente llegamos al Collado de Esper o Puerto de Aísa, a 2.262 metros. La caminata hasta aquí es sencilla, sin apenas desnivel. Es la parte más bucólica del día.

Las vistas son espectaculares
y decidimos almorzar con el fin de reponer fuerzas. Nos queda pendiente la parte más exigente de la jornada y hay que cargar las pilas.
Sopla una ligera brisa y llega desde atrás un montañero que va a realizar la bajada con nosotros.
Las panorámicas son espectaculares hacia el Pirineo Central: Balaitús y Vértice Anayet destacan al fondo sobre el resto de cimas puntiagudas.

Y entre todas las cumbres que nos rodean sobresale el inconfundible Midi d'Ossau, desde esta perspectiva no se aprecia su tajo, pero al estar lejos del resto de crestas deja patente su verticalidad. En la etapa de mañana pasaremos todavía más cerca de él.

En el descenso hay que tener mucho cuidado ya que hay
 mucha hierba, ayer llovió y un resbalón puede ser fatal. La senda baja ahora con decisión hacia el circo de Aspe, el desnivel es de 300 metros en apenas un kilómetro de recorrido.
La zona está dominada por la Llana del Bozo (2.559 m.), la Llana de la Garganta (2.599 m.), el Aspe (2.645 m.)...

Poco a poco vamos descendiendo hacia el Pa
so de la Oreja, mientras que del valle va subiendo la niebla que luego nos cubrirá en la recta final de la jornada.

Este enclave de alta montaña es de una belleza espectacular.

Casi al final del descenso,
 una sirga sirve de ayuda en el tramo más empinado del Paso de la Oreja. Nos agarramos por seguridad y el compañero de ruta también nos transmite tranquilidad. Es más sencillo de lo esperado.

Caminamos sobre una franja herbosa suspendida sobre un cortado cuyos estratos plegados en forma de anticlinal recuerdan la forma de una oreja, al ganar cierta distancia se aprecia.
En el sentido en que hemos venido no hemos tenido sensación de peligro en ningún momento. Igual en la dirección contraria, al ver de frente el vacío, da más respeto.
Llegamos a un barranco y nos vemos obligados a atravesar otro pequeño nevero.













Siguiendo los hitos, cruzamos la base del circo y comenzamos el último tramo de subida.

Nada más empezar localizamos una zona de nieve con un  hilo de agua que atravesaremos, también se pueden ver algunas escorrentías por las paredes de la derecha.

El GR 11 asciende a media ladera por terreno pedregoso, luego gira a la derecha tomando rumbo Sur y atraviesa un caos de bloques antes de salir a las pistas de esquí de Candanchú. 

En medio del último ascenso nos encontramos con unos montañeros.


Nos subyuga este impresionante paraje por sus acantilados abruptos y pedregosos.

Y nos situamos en el Paso de Tuca Blanca, a 2.228 metros de altitud. Hasta aquí llega una pista y uno de los telesillas de la estación.  Comenzamos la bajada por la pista. La niebla sube desde Candanchú y durante unos instantes nos tapa toda visión.
Abajo a la derecha localizamos un tubo del que mana algo de agua.

Aunque sería posible bajar por el Puerto de Tortiellas a 1.976 metros
 siguiendo el GR 11, que continúa por el camino hacia el Este bordeando el Tobazo.
 

Optamos por bajar directamente, desde el collado a Candanchú por medio de la pista de esquí.
Evitando los múltiples serpenteos de la senda oficial y dejando a los lados varios ibones.
















Dejando a nuestras espaldas Tobazo, La Tuca Blanca, Tortiellas...
 
Al fondo se divisa el valle del Aragón, a ratos, la niebla va creciendo muy deprisa, y la retorcida pista de esquí está visible.




Salimos al final de pista que nos llevará hasta Candanchú, estación de esquí situada a 1.565 metros sobre el nivel del mar. Hoy tenemos un albergue de primera para reponer fuerzas, no nos merecemos menos.