Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

lunes, 7 de agosto de 2017

JÁVEA (2): MIRADORES LES CALETES, CREU DEL PORTITXOL, CAP PRIM, L'ILLA- CALA ARENAL, SEGÓN MUNTANYAR, BLANCA, SARDINERA, ELS PALLERS, PORTITXOL O BARRACA

JÁVEA MUSA DE LOS PAISAJES MARINOS DE SOROLLA

(RUTA 3)

FICHA TÉCNICA-
Día: 23/07/2017
Participantes: Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 6 horas.
Distancia: 16 km.
Desnivel: 449↑444↓
Dificultad: Media-Baja.

Rutas marcadas: SL CV 97
Como llegar: Por la autopista A7 hasta la salida de Benissa. Después del peaje tomamos rectos para conducir por la NA 332 dirección a Oliva/Teulada. En la primera rotonda a la derecha, CV 740, para cruzar el pueblo de Teulada y girando a la izquierda sobrepasar el de Benitachell, y tomar a la derecha la CV 743 que nos lleva a la Cala del Arenal de Jávea. Otra opción es tomar la salida de la A7 en Gata de Gorgos y seguir los carteles que te conducen a Jávea, una vez en el pueblo girar la derecha en dirección a la Granadella y buscar la Cala del Arenal.

ITINERARIO:
Jávea/Cala del Arenal - Punta del Arenal - Cabo de la Fontana - Cala Blanca - Acequia de la Noria - Cala Blanca - Caleta de Fora - Forat 1 - Forat 2 - Caleta de Dins - Mirador Les Caletes - Camí Cala Blanca - Carretera del Portitxol - Carrer Illa - Mirador de la Creu del Portitxol - Cala Sardinera - Cap Prim o Cabo de San Martín - Cala Els Pallers o Portitxol - Cala Barraca - Cala Portitxol - Cala Barraca - Carrer de la Barraca - Carrer Fartet - Mirador L'Illa - Carrer Fartet - Carrer de la Barraca - Carretera del Portitxol - Carrer de la Torre - Creu del Portitxol - Carrer L'Illa - Carretera del Portitxol - Camí Cala Blanca - Mirador Les Caletes - Forat 2 - Forat 1 - Calleta de Fora - Cala Blanca - Acequia de la Noria - Cabo de la Fontana - Cala del Arenal.



RUTA:
Partimos desde el aparcamiento de la Playa del Arenal, la imagen totalmente distinta a la que encontraremos a la vuelta, la playa vacía con apenas un par de personas.



El cielo está tapado por las neblinas y el color del mar es de un azul grisáceo.

























El lateral rocoso lo han habilitado con unas barandillas de madera y es un placer caminar por el borde viendo el Cabo de San Antonio, el Faro, como si de un navío varado se tratara.

A pesar de que el sol no puede salir por la bruma marina que inunda la bahía el día está bochornoso, no corre la brisa.
Una última mirada desde el Cabo de la Fontana o Punta del Arenal a la impresionante mole del Montgó que emerge detrás del pueblo de Jávea, en primer plano el parador de turismo.
Y caminamos hacia el Sur por la Playa Segundo Montañar, son 2 kilómetros de rocas de tosca.

Tenemos una visión completa del Cap Prim o Cabo de San Martín, el Mirador de les Caletes y la Cala Blanca en toda su extensión.
En algunos lugares hay un angosto camino de entrada al mar sobre la roca y alguna extensión pavimentada donde poner la silla y la toalla. Además en alguna orilla los vecinos han puesto escaleritas para que sea más fácil entrar y salir del mar, ya que no se hace pie.
























Al ganar distancia podemos sacar en una misma imagen el peñón piramidal del Montgó y Cabo de San Antonio en toda su extensión.
























A mitad de playa podemos encontrar la Séquia de la Nòria. Una obra de ingeniería romana que es un pequeño canal tallado en la roca que permitía la entrada de agua hasta “el Saladar”, donde los romanos tenían una pequeña explotación pesquera. En la Edad Media se añadió una noria para la entrada de agua de mar, que se dejaba evaporar para obtener la sal. 











Nos alejamos de la playa para ver si quedan restos de la noria pero al acabar la acequia y no encontrar nada interesante regresamos a la orilla del mar para continuar el paseo hacia el Sur.
Hay un chiringuito en primera línea con una refrescante piscina que invita al baño.
Y salimos a la avenida asfaltada, por la que apenas caminamos unos metros, viendo al fondo 2 forats y la denominada Cala Blanca.

















Abandonamos la avenida y nos introducimos por un estrecho sendero que recorre por la orilla la Cala de Fora, o primera Caleta. Está formada por grava y roca. Desde ella se accede a la segunda por un forat en la roca que nos regala preciosas estampas de Cap Prim y los barcos anclados a la costa.

























Pasamos un segundo agujero o forat en la roca y observamos la ruta recorrida hasta el momento, espectacular.
Al final se encuentra una segunda Caleta, llama de Dins. Vemos en la roca una flecha roja y decidimos ir hacia arriba, a la aventura, no es tal, la senda tiene escalones y es utilizada con mucha frecuencia.
Ganamos altura y observamos los acantilados de un tono blanquecino que le dan nombre. En una de las curvas se ven fondeados varios barcos, parece que están a la altura de la Cala Sardinera. Nos alzamos hasta el Mirador Les Caletes, que nos regala bellas estampas.


Hay una bifurcación, a la derecha volveríamos a Cala Blanca por un carretil asfaltado. A la izquierda proseguimos la ruta por el Camí CalaBlanca, enlazando con la CV 742, Carretera del Portitxol, para abandonarla en pocos metros por la izquierda, por el Carrer de L'Illa.

Atravesamos urbanizaciones, unas más tradicionales, otras más modernas que están a la sombra de una gran pinada. Se tapan provisionalmente las vistas al Montgó y descubrimos hacia el Este el lomo del Cap Prim o Cabo de San Martín.
Y llegamos a un cruce con la CV 742 en el cual está enclavado el mirador de la Creu del Portitxol. Siempre nos ha parecido espectacular este paraje, de una belleza magnética.

























Descendemos por la izquierda para encontrar un poste indicador. Primero iremos a la izquierda. El sendero baja suavemente, vamos mirando para no perder el cruce que nos lleve a la Cala Sardinera.


Después de atravesar un pequeño barranco surge la traza de un vericueto y tomamos hacia abajo, vemos en la otra vertiente del barranco unas estupendas escaleras, teníamos que haber bajado por ahí, pero no es posible si no eres propietario de una de las mansiones, tienen acceso privado a la cala Sardinera. Llegamos a la orilla, idílico rincón. Aprovechamos a beber agua y tomar fruta disfrutando del panorama. 

Dicen que antiguamente era el mejor sitio para los sardinales, redes finas que se calaban dos veces al día, a la salida y puesta del sol, de ahí el origen de su nombre.

Para ascender nos escoramos a la izquierda y hay unas escaleras que facilitan el paso, sobre todo para bajar son más recomendables, este nuevo sendero sale justo al lado del poste indicador del Cap Prim. A la izquierda.








Nos hemos situado enfrente de la isla del Portitxol, en el lateral de la cala e islotes de Els Pallers.

Hacia el Sur, la silueta de los acantilados del Cap Negre y La Falzia miradores que recorrimos la semana pasada.
Hacia el Norte los peñones sobre los que se asienta el Cap Prim o Cabo de San Martín.

Bordeamos el acantilado hasta que la senda se sitúa al lado de un poste de madera, el Cap Prim. Hacia adelante hay una señal de que se acaba el sendero local (una cruz). Durante todo este último tramo las vistas son espectaculares y se pueden divisar els Pallers o pequeños islotes, la Isla del Portitxol y el Cap Negre.

























Despidiéndonos de estas impresionantes postales regresamos hasta el poste indicador, al lado de la Creu del Portitxol, y ahora caminamos rectos. 

Oímos el ruido incesante de motores y vemos las estelas que se forman en el mar. El omnipresente Montgó luce hacia el Norte.
























A su resguardo hay varadas varías barcas y  gente haciendo submarinismo con el traje de neopreno.
Cuando llegamos al cruce que baja a la Cala Barraca vemos que rectos llegaríamos a la Cala Els Pallers y abandonamos el sendero señalizado para acercarnos al acantilado, tenemos vistas del mirador de La Falzia y de la Cala Barraca a sus pies.

























La preciosa ensenada forma un semicírculo. Y pese a todas las previsiones sorprendentemente está desierta, solo hemos visto a un señor que se dirigía hacía arriba(hacia el Cap Prim) cuando estabamos descendiendo a la playa de Els Pallers.

Hacia la izquierda los islotes de Els Pallers, a la derecha la isla del Portitxol.


Caminamos por la senda que va superando un barranco. Cuando ganamos altura y distancia disfrutamos de estas vistas de la playa Els Pallers y el barranco que nos separa de ella.










Retomamos, hacia la izquierda, la senda marcada que 
baja a la Cala Barraca o del Portitxol. 
Y enseguida vemos la Cala Barraca o Portitxol. Cala rústica de grava, bolos y roca situada debajo del mirador de La Falzia, entre el Cap Prim y el Cap Negre.


Sus casas de pescadores blancas, pintadas con detalles azules dan colorido a esta playa.

Frente a la cala, encontramos la Isla del Portitxol. Caminamos hacia la izquierda, para ver si se puede llegar por la costa a la cala de Els Pallers, pero unos altos acantilados lo impiden. Y regresamos para situarnos debajo del mirador de La Falzia. Un merecido baño y aprovechamos para una parada de almuerzo.El secreto del llenazo de esta playa está en que se accede por carretera, ahora usaremos este carretil asfaltado para subir a visitar el Mirador de L'Illa. Debajo la cala en la que hemos estado refrescandonos hace unos minutos y la impresionante isla del Portitxol que atrae nuestras miradas.
















Regresamos desde el mirador al carrer de La Barraca, pero decidimos ir por la derecha, por la calle Sardina a buscar un atajo, imposible las tapias de las urbanizaciones nos cierran el paso cuando estábamos a punto de lograr salir. Vuelta al carretil principal.

Conseguimos salir del laberinto de cemento encontrando la carretera del Portitxol (CV-742). En unos metros la abandonamos por la Calle de la Torre y un sendero a mano izquierda que nos conduce por encima de una casita con vistas inigualables a L'Illa y los paisajes que la rodean. En la siguiente bifurcación caminamos hacia la derecha, de frente tenemos el Cap Prim.


Y en unos minutos estamos de regreso en el incomparable enclave del Mirador de la Creu del Portitxol, sin palabras.
























A partir de este punto el retorno es por el mismo itinerario.

























El sol se ha ido imponiendo poco a poco y en el mar destacan los tonos azules/verdosos, en contraste con los acantilados de la Cala Blanca y los blancos barquitos.

Nos detenemos de nuevo en el Mirador Les Caletes, resulta difícil separar la vista de un rincón tan espectacular. Sus paisajes embriagadores invitan a la contemplación.
Descendemos.



Esta vez salimos un poco más adelante por un sendero balizado con barandillas, entre las Caletas primera y segunda. Y proseguimos hacia la avenida, por la playa Segundo Montañar volvemos a darnos otro baño, Playa del Arenal y punto final. Solo resta tomar un arroz caldoso del Senyoret en "Los remos de la Nao", muy recomendable. No se puede pedir mas para un perfecto día de mar y montaña.






No hay comentarios:

Publicar un comentario