Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

miércoles, 22 de abril de 2015

DESDE EL PANTANO DE ELCHE HASTA EL ALTO DE LA SIERRA DE TABAYÁ

PANTANO DE ELCHE- ACEQUIAS -TÚNEL -CANTERA Y SIERRA TABAYÁ


FICHA TÉCNICA-
Día: 22/04/2015
Participantes:  Julián y Lourdes
Tiempo estimado: 3 horas y media.
Distancia: 14 km.
Dificultad: Media.
Punto de inicio: Desde Elche por el camino de Castilla. En la gasolinera giro a la izquierda para llegar al Ferriol. En el primer cruce a la izquierda, por el Camí de la Cantera,  hasta la pista de tierra. Hay una explanada para aparcar.
Wikiloc:http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9462392

ITINERARIO:
El Cau - Camí del Racó de la Morera - Acequias - Paso del río Vinalopó - Casa/Molino -Túnel del Volao- Cantera - Azagador - Valla - Alto de Tabayá - Campo de golf Font del Llop -Camí de Monfort - Ferriol - Camí de la cantera.


RUTA:
Comenzamos en la última vivienda que hay, en la partida rural de Ferriol, antes de salir dirección al Cau.
Iremos por la izquierda y volveremos por la derecha. Antes todos los caminos llevaban a Roma, ahora a Santiago de Compostela. 
Subimos por una senda ancha de tierra que rapidamente nos sitúa a las puertas del Cau. Es un paraje donde el Sr. Ros en una antigua cantera ha cincelado en la roca monumentos que hacen referencia a tradiciones, monumentos.. emblemáticos de Elche. Merece la pena dar un paseo hasta aquí solo por verlo. 
Nosotros estuvimos hace poco y desechamos el cruce a la derecha continuando rectos. 
Conforme nos alejamos se ve al fondo la torre vigía. 
El paisaje no es primaveral, si exceptuamos algún manzano en flor, el calor va agostando los matorrales y hierbas de los lados del camino. 
  
Sobre nuestras cabezas la sierra de Tabayá con las formas extrañas de sus paredes donde oquedades y piedras de diferentes colores dan una fisonomía particular a esta montaña. 
Caminamos mirando hacia la derecha por si hay alguna señal de camino o senda para hollar esta montaña pequeña de altura (400 metros), pero inversamente proporcional a la inmensa dificultad para su acceso.
Sobrepasamos las casas situadas en el Racó de la Morera.
El carretil  en esta zona de viviendas está asfaltado, y da una brusca curva a la izquierda para ascender con dirección a Elche. 
Aquí hay una bifurcación y nosotros giramos a la derecha para acercarnos a la cola del embalse de Elche.


Paramos a sacar unas fotos a las acequias sin uso, que hay a los lados del camino, y proseguimos la marcha con el objetivo de buscar una subida a la sierra de Tabayá. Detrás del pantano con agua se ha formado un mar de cañaverales, en el cauce del Vinalopó. Transcurre parte del itinerario al lado de la cola del embalse tapado por los carrizos, enseguida salimos del término municipal de Elche para introducirnos en el de Aspe.


Transitamos al lado de tierra con tonalidades rojizas, verdes....


Llegamos al lado del único paso para cruzar de una orilla a otra, que se abre camino sorprendentemente entre la selva de carrizos, y que desde este punto cuenta con un pequeño puente que permite llegar hasta el barranco de los Ojos y  los acueductos de los 4 y 5 ojos en un santiamén.

Nosotros seguimos rectos pasando al lado de unas enormes tuberías que están esperando en un lado para ser usadas para encauzar agua. Girando un poco a la izquierda caminamos en dirección a una casa, que dejamos a la izquierda. Nos dirigimos  a la derecha y nos detenemos en otra casa/molino en ruinas, al margen de la senda principal, en vez de puerta tiene un arco que parece ser de un molino antiguo.


Continuamos el paseo viendo el túnel enfrente. Los tonos rojizos, verdosos, azulados, blancos, de las rocas de alrededor nos acompañan. 
Atravesando el túnel nos dirigimos de frente a ver si por la cantera se puede subir. Nos extraña que sea posible, vinimos hace poco desde el Castillo del Río y por la vertiente Norte la sierra no está tallada. Llegando a los pies de la cantera vemos que solo ha puesto más difícil el ascenso, más vertical.
Damos media vuelta y por el camino que surge a la izquierda vamos avanzando, mira por aquí bajamos la otra vez (campo a través). Hoy vamos a ir buscando un camino oficial.
Hay varias sendas y desechamos una que va hacia la izquierda. Caminamos entre rocas con tonos rojizos, flores amarillas, cantueso en flor....
Acaba la senda y vemos restos de unas tapias de piedra donde los cultivos llegaban muy alto y comenzamos a subir por ese punto. Después de un collado la ladera se hace más vertical y es enfrente de un barranco donde el GPS nos señala un azagador, pero se nos hace difícil continuar por esta ladera. 

Damos media vuelta y buscamos el sitio por donde acceder hasta él pero estamos rodeados de barrancos. Vamos girando por sus lomas, en el sentido de las agujas del reloj, y  bajamos hasta un barranco de tierra rojiza por el que logramos encaramarnos a la loma que buscamos.



Ahora estamos sobre el azagador que marca el mapa, y lo mejor es que hemos encontrado un hito de piedras. Bien, estamos en una senda oficial, debemos cruzar un barranco y por su lateral ir ascendiendo. Dejamos a la derecha los restos de una construcción y rectos subimos hasta el collado. 
Para nuestra sorpresa hay una gran valla que recorre todo el cordal. Seguimos ascendiendo ayudandonos de ella, vemos un tramo caído y rastros de gente que ha pasado por el otro lado.
Vamos a parar a merendar y beber agua.
Desde el punto que lo hacemos observamos que  la valla va tan a ras de crestera que a su lado solo nos queda el precipicio. Media vuelta y traspasamos la valla. 

Vemos un camino de tierra que serpentea alrededor de la loma que tenemos enfrente, así que nos dirigimos rectos hacia él. Se ven restos de antiguos abancalamientos de parcelas, pero no quedan arboles ni cultivos, es una vaguada fresca donde vemos muchas flores, matorrales, hasta matas de espliego o lavanda.
Salimos al camino y lo tomamos hacia la derecha. A nuestro lado las rocas han formado curiosas oquedades.
Cuando damos la curva ya vemos el objetivo delante, la gran antena de la cima nos sirve de guía.
Abandonamos el camino, hacía la izquierda, para tomar un atajo que sube para retomar la pista de nuevo. Otro trecho y sorpresa, una nueva valla, y nuestra antena se aleja. Nos engañaba la perspectiva, debemos caminar todavía un rato por la misma pista para dejarla por la derecha y cumbrear una vez atravesada la valla.
Cima. El alto del Tabayá, de 402 metros, es una cumbre modesta, pero con fabulosas vistas a la sierra de Fontcalent y la bahía de Alicante; a la sierra de Crevillente; a la sierra del Maigmó y del Cid.....
Y detrás de ella, en el valle, verdea el campo de golf de la Font del Llop.
Un trago de agua, una mirada en rededor y nos ponemos en marcha.
Bajamos hasta la pista tomando el primer cruce a la derecha.
Caminando unos metros tenemos otro cruce a la derecha  que nos llevaría por el lateral Este de la sierra del Tabayá, bajada por una senda entre la roca indicada muy bien, hasta el Cau. 
Pero lo hicimos hace poco.

Hoy vamos a continuar rectos siguiendo el carretil asfaltado que llega a la cima, dirección a la sierra de Fontcalent y la bahía de Alicante. Por un bosque de matorral bajo y algún pino disperso avanzamos rápidamente en suave descenso. 

Salimos por una puerta de la valla, la hemos traspasado varias veces y no sabemos si salimos o entramos...¿ qué objeto tendrá?.

La ruta toma dirección Norte y nos da imagenes del  campo de golf de la Font del Llop, verde, con unas balsas de agua.

Llegamos al pie de la sierra y giramos bruscamente a la derecha para tomar por el Camí de Monfort dirección al término municipal de Elche, cartel que rebasamos en unos minutos. 
Sobrepasamos un corral con muchas ovejas, un campo de pingball, el cartel de pedanía de Ferriol, y cuando llegamos al Camí de la Cantera, asfaltado, giramos hacia la derecha para volver al punto donde hemos dejado el coche.
Estupenda excursión que nos lleva a conocer un poco más la sierra de Tabayá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario