Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

sábado, 18 de octubre de 2014

SIERRA DE LA AIXORTÀ DESDE EL EMBALSE DE GUADALEST

BUSCANDO EL CAMINO MAS RECTO A LA XORTÀ


FICHA TÉCNICA-
Día: 18/10/2014
Participantes: Julián y  Lourdes.
Tiempo estimado: 6 horas y media.
Distancia: 18 km.
Dificultad: Media-Alta. Mas que por los casi 1.000 metros de desnivel, por la dificultad de encontrar el camino correcto entre tanta maleza. Técnicamente no tiene problemas.
PR CV 181945 y 150.
Como llegar: Por la autopista Alicante-Valencia hasta tomar la salida norte en Benidorm. Antes de la Nucía, en la Rotonda 1, hacia Guadalest por la CV 70. Se llega al pueblo y desde aquí dirección diestra, a Callosa d'Ensarria. A unos 2 kilómetros un cruce a la izquierda marca hacia la presa de Guadalest.

ITINERARIO:
Presa de Guadalest - Casa Gorques - Corralet del Civil - Els Casals - Casa del Tío Alcoyano - Pinar de Ruiz - Portet del Castells - Pista - Presa de Guadalest.


La sierra de Aixortá se halla situada al norte de Guadalest, continuando el cresterío dibujado por la Sierra de Serrella hacia el Oeste y hacia el Este termina en el valle creado por el rio Algar y su afluente, el Bolulla. Se trata de una sierra alargada, que presenta una cara sur bastante abrupta, ya que el desnivel desde el fondo del valle de Guadalest hasta la cima es de casi mil metros. Pero una vez llegados a la meseta es fácil atacar la última elevación rocosa, que se presenta como una corta trepada de unos 30 metros con una inclinación moderada en la que habrá que usar algo las manos para ascender a la Penya Alta. 
Es esta vertiente abundan las aliagas, romeros, tomillos, y hay esporádicos pinos y  carrascas.

La ascensión más sencilla se realiza desde el norte, desde el Castell de Castells y se puede llegar por pista de tierra a tan solo 15 minutos de la cima. Desde esta vertiente una impresionante pared de cerca de 200 metros separa la cima de las suaves lomas por las que se aproximan las pistas forestales, donde abundan los pinos, carrascas y arbustos. En la Font dels Teixos hay un refugio y una plantación de tejos jóvenes, los tejos más veteranos están repartidos por las laderas de la cara norte del Aixortá. 



RUTA:
Ya había bajado una vez desde la Aixortà por un barranco, campo a través, pero al ver que Toni Cama había realizado una ruta de subida desde el embalse de Guadalest a la sierra, pensé que esta vez iba a subir por un sendero habitual y señalizado.
Aparcamos en la presa y comenzamos la ruta siguiendo el PR CV 18 que gira alrededor del embalse. Nosotros caminamos unos 3 kilómetros hasta llegar a una verja verde situada a la izquierda del carretil. Enfrente está la llamada Casa Gorques, con una cadena roja y un cartel que dice: "cuidado con los perros".
El GPS se desorienta, nos da la campanada como si hubieramos acabado la ruta. Y tenemos dudas de qué ruta seguir: será por aquí, no, si... Ante la duda, avanzamos un par de curvas y comenzamos a subir unos terraplenes con olivos y almendros,  y llegamos a un camino con rodadas. Parece que es el que buscamos, pero nuestra alegría dura poco ya que al hacer una curva cerrada el camino desaparece en medio de un bancal . Como parece que sigue una pequeña senda, pues adelante, hasta que la realidad nos hace dar la vuelta. El matorral no nos permite dar ni un paso más, las aliagas lo invaden todo.
Damos la vuelta como podemos y regresamos hasta el bancal. Parece que la ruta del GPS va por debajo y tratamos de llegar a ella. ¡Eureka!, cuando estabamos a punto de abandonar la aventura una pequeña linea blanca, puede ser el buen camino y viene desde la casa que antes hemos visto.
El camino correcto viene desde la casa de Gorques, se toma el camino por detrás de ella y enseguida un pequeño sendero a la derecha inicia la subida hacia la sierra. Hemos dad un par de vueltas innecesarias.
El Corralet del Civil


Parece que el caminos es el bueno y lo continuamos en dirección Este, hacia Callosa d'Ensarria. Nos internamos por una pequeña pinada, hasta que el sendero parece que asciende, pero se corta. No es por aquí, vuelta. Y por fin encontramos una subida, apenas se nota, la maleza se ha apoderado de este camino. Este es el bueno, en este tramo parece que alguien ha limpiado la broza, se ven ramas de aliagas por el suelo y por fin un hito.
Vamos bien.  Dura poco, transitamos por donde se nota que antes era un camino carretero, pero este trayecto está de nuevo invadido por arbustos pinchudos o pinchones y nos toca ir con cuidado por la orilla para evitar los rasguños.
El camino se inclina un poco y llegamos a las ruinas del Corralet del Civil. Esa es la referencia a seguir cuando se inicia la ruta. Se ve desde abajo. Pero hay que encontrar entre la maleza el sendero de subida en zigzag. 
La línea roja marca la ruta de subida. Desde aquí parece sencilla, pero tiene su miga.


Las panorámicas son impresionantes, el color del agua del embalse es de un azul eléctrico. Se reflejan en sus aguas el castillo y el pequeño pueblo de Beniardà, que se alza en su orilla. Y la sierra de Aitana se ve en toda su longitud, maravilloso lugar para vivir. Lástima su estado de abandono, pero los inviernos serían dificiles en este rincón de la sierra.
En este punto volvemos a tener problemas parece que marca hacia adelante, pero entre la espesura es imposible avanzar. Nos toca retroceder por la senda unos metros porque no se ve ningún hueco. Apreciamos un pequeño sendero hacia arriba y con dificultades avanzamos al lado del pino. Continuamos y vamos viendo que cada vez hay menos matorral, por fin. Se acentúa el desnivel pero el sendero es una loma herbosa por donde es muy fácil caminar. Vas cresteando todo el barranco.
Vemos un pequeño horno de cal y las aliagas van desapareciendo y apreciamos algún hito de piedra, que nos garantiza que llevamos la dirección correcta.
Tenemos que subir por todo el lateral del barranco de la Figuera. Las peñas que tiene en su cabecera semejan un circo glaciar pirenáico. Se ven varias pedreras y creemos que será muy difícil acceder por este barranco hasta la sierra. 
Vamos siguiendo la senda, alcanzando unos pinos que sobreviven, aislados, y alguna pequeña carrasca, hay mucho tomillo, brezo, romero en flor. 
Conforme cogemos altura nuestras vistas se amplian.A lo lejos se asoma el tajo de Roldán, que es el rasgo que caracteriza e identifica el Puig Campana.
Y para sortear un peñasco que vemos a nuestra derecha el camino gira un poco a la izquierda y nos encumbra de una forma muy sencilla encima del risco. En este momento vemos el barranco de Font Major, que es por donde bajamos la otra vez.
Continuamos casi rectos, siguiendo un pequeño reguero que nos sitúa enfrente de la Penya Alta o cima de la Xortá. 
Precioso macetero entre la roca.




Nosotros la obviamos y tomamos la senda hacia la izquierda para parar en el otro risco de al lado, buscando el resguardo de unas carrascas para almorzar un poco.



Se agradece mucho la sombra, no pensabamos que iba a hacer tanta calor. Llevamos nuestra botella de agua helada, que nos sirve para conservar fresca la otra que portamos, y se ha derretido la mitad. Calor, sin anestesia.
Vemos el peñasco de la Peña Alta y a la otra parte de la crestera están las montañas y los valles del norte de Alicante. El Cocoll tiene una panorámica montañera desde este mirador, se ve el barranco del Galitero a sus espaldas y la loma escarpada de su cara oeste, la sierra de Alfaro.... Vamos, que se nos hace tarde.

Bajamos al camino, completamente diferente a lo que hemos traído, senda ancha, cómoda.
Pasamos al lado de las ruinas de una masia y nos acercamos hacia unos campos de cultivo, algún almendro, higuera y la Casa del Alcoyano, con un pequeño pouet.
Salimos a la pista, encontrando señales del PR CV 18. Giramos a la izquierda, tenemos suerte que hay una pinada y el camino es bastante sombrío.  Primero vemos las montañas del norte y luego divisamos el pequeño pueblo de Castell de Castells. Nos acordamos de que hace años recorrimos desde el embalse de Guadalest hasta el pueblo de Castell con una capa de nieve. Fue un dìa inolvidable.
Avanzamos rápidos por la falda de la montaña ya que nuestro recorrido ahora no es nada exigente. En llano o en pequeño ascenso llegamos a un recodo desde el que observamos el Castellet. Apenas quedan unas paredes del castillo, pero su estampa es espectacular.
Continuamos hasta llegar al Collado del Castell. A la derecha baja al pueblo de Castell de Castells, rectos llega por el Barranco del Canal a la Malla del Llop. 

Nosotros giramos a la izquierda para descender por unas rampas inclinadas, unas veces asfaltadas otras con tierra, algo monótonas. Pero las vistas de frente al pantano y a los cuatro pueblos que surgen en sus orillas nos amenizan la bajada. El Puig Campana se esconde detrás de las murallas de la Sierra de Aitana.



Llegamos al carretil que rodea el pantano. Teniamos idea de rodearlo por su vertiente más sombria pero debemos llegar a las 3 a comer, asi que continuamos por este costado, con vistas al castillo de Guadalest y a las peñas de Aitana. 
Sobrepasamos las paredes por donde hemos remontado el barranco a la mañana y la cadena de la Casa de Gorques, seguimos un rato más. En poco rato nos situamos en el punto de inicio. Cambio de ropa y como nuevos. Bonita ruta a la que sobra algo de matorral y algún grado de temperatura.




1 comentario:

  1. Muy interesante y completa descripción.
    Toni Cama

    ResponderEliminar