Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

martes, 12 de abril de 2016

BARX- FONT DE LA DROVA, BENITA Y MONGETA. BARRANCO MANESA

SIERRA DEL BUIXCARRÓ


FICHA TÉCNICA-
Día: 12/04/2016
Participantes: Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 3 horas.
Distancia: 10 km.
Dificultad: Media.

PR CV 60
Como llegar:

Por la autovía de Valencia- Alcoy salida en Alcira. Desde este pueblo por su lateral a la Barraca d'Aigües Vives y a Simat. En Simat tomar dirección a Barx. No dejeis de parar en el mirador. Las vistas son impresionantes.
Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=12933777


ITINERARIO: 
Font de la Drova o de l'Om - Camí de l'Assegador - Barx - Font de la Benita - Camí de Pinet Barranco de Manesa - Pla de la Nevereta - Nevera - Pla de les Simes - Cruce al Camí de Pinet - Cruce a la cumbre y sima del Aldaia - Cruce a Pla dels Suros - Pineda de Ferro - Barranco de la Selleta - Forat del Aire - Collado dels Caragols - Font de la Mongeta - Figuera "Quatre Cantons" - Camí de les Basses o de l'Assegador - Basses de la Drova - Font de la Drova o de l'Om.



El valle de Barx y su zona residencial de la Drova puede considerarse un poljé formado entre las sierras del Buixcarró y del Mondúver. Todo este valle desagua a través de una de estas simas, la de la Doncella, que está situada a poco más de 1 km al Noroeste del pueblo.

Andaremos por el antiguo camino de l'Assegador o de les Basses que usaban los monjes del Monasterio de la Valldigna y junto al que construyeron sus balsas para riego en el siglo XVIII (de ahí que se le conozca por Camí de les Basses) y que también fue Cañada Real de Castilla (de ahí la actual denominación de Camí de l’Assegador).
Hay muchas simas cuando te internas en la sierra del Buixcarró, sin vallas protectoras ni señales, así que debemos andar con cuidado, todas tienen más de 100 metros de profundidad, -235m la más profunda, el descenso a ellas está reservado a espeleólogos.



RUTA:


Entre Barx y la Drova hay una señal, a la derecha, que indica el ramal a la Font de la Drova. Giramos y dejamos el coche en el área recreativa, presidida por una gran fuente, y debajo de unos enormes chopos.
Detrás de esta se encuentra la crestera de la sierra de Buixcarró.
Comenzamos por el sendero del PR CV 60, Camí de l'Assegador o de les Basses, que transita detrás de la fuente, a la derecha nos encaminamos hacia Barx.
El día está ideal para pasear, ni frío ni calor.

En un cruce nos desviamos a la derecha siguiendo al track que llevamos y nos conduce al poste indicador de Barx, en el cual debieron aparcar. (Pero no es necesario, a la izquierda llegaríamos antes.) Para a continuación girar a la izquierda y situarnos al lado de la Font de la Benita.
Una parada para beber agua y proseguimos por la derecha enlazando con el Camí de Pinet. 
Una cuesta no muy exigente, pero al tomar el acorce se empina, y salimos justo al lado de un poste indicador que nos señala el inicio del sendero que transcurre por el Barranco de Manesa. Perfecto.

Nos internamos en él y enseguida las vistas abarcan todo el valle de Barx y las cimas situadas en su vertiente Norte, rocosas, desafiantes. 
Vemos enfrente toda la sierra con la Penyalba y Montdúver como cotas más altas. En la vaguada destaca la techumbre de la nevera de Barx.

En el comienzo de la senda que transcurre por el Barranco de Manesa hay que atravesar una valla de madera e internarse en el exuberante itinerario que fue declarado microrreserva de flora. Debieran ampliarlo a la fauna, nos hemos encontrado con preciosas mariposas. 
Lugar de umbría y abundante humedad. 
Veremos paisajes  poblados de coscojas, enebros, pinos, lentiscos, romeros, brezos, aliagas, pero lo más asombroso es que hay helechos... y un pequeño bosque de alcornoques. Es el reducto de esta especie más meridional de la Comunidad Valenciana.

El recorrido en suave ascenso por un antiguo camino que usaban para transportar el hielo desde les pous de la neu al Monasterio de Simat.
Encontramos un gran ejemplar de alcornoque a un lado del camino.





Y al poco rato hallamos una nevera. No es muy grande y está en bastante mal estado, las hiedras la están engullendo sin piedad y sin que nadie la restaure.

Proseguimos de frente. Debajo vemos las tapias de una antigua finca de labranza.
Pero enseguida nuestra ruta da un giro brusco a la izquierda y toma rumbo a la cara Sur de la sierra de Buixcarró. Podemos continuar rectos y encontraríamos el Camí de Pinet.
Caminamos por terreno más abierto y soleado, en el que se imponen las pequeñas carrascas, los pinos, los palmitos, los romeros y el matorral bajo. No es muy recomendable internarse en pantalón corto.




El sendero sigue con el mismo desnivel, no muy exigente, ganamos altura y tenemos unas vistas extensas, observamos la sierra del Montduber, la cima rocosa de la Penyalba y al fondo el valle de la Valldigna cerrado por la sierra de Corbera, que sirve de frontera por el Norte e incluso vemos el mar Mediterráneo que corta el valle por el Este.



















Vamos viendo por el camino multitud de pequeñas oquedades, o avencs. Muchos de ellos no están señalizados ni vallados.
 Y sobrepasamos una señal de intersección. Solo marca hacia Pla de la Nevereta, que es de donde venimos. Pero hay un cruce a la derecha, poco visible, que entre pequeñas carrascas nos conduciría al Camí de Pinet. Lo desechamos y continuamos rectos.
Nos introducimos en un bosquete de carrascas y hay un hito y un avenc.














Volvemos a la senda principal y en pocos metros encontramos el cruce que nos llevaría a la cima y sima del Aldaia, ya estuvimos hace años y hoy no tenemos tiempo.
Desechamos el cruce a la izquierda para seguir rectos hasta encontrar un nuevo cruce. A la derecha hacia Pla dels Suros. Continuamos por la izquierda internándonos dentro de la cabecera del barranco de Selleta. A nuestra derecha un bosque de pinos, la Pinada de Ferro.
Pero en un zigzag apreciamos que el barranco de Selleta ha ganado profundidad y este sendero nos va elevando poco a poco con maravillosas vistas al peñón de la Selleta.


Vamos girando y en un recodo se abren las vistas, divisamosel alto de la Selleta, a la derecha, enmedio de ambas el Racó Tancat, a la izquierda el alto del Caragol con su característica silueta, a la que debe su nombre. Y al fondo las feas y grandes antenas situadas en la cima del Montduber.









Seguimos avanzando por un precioso sendero montañero, en descenso, para colocarnos paralelos Racó Tancat y vemos por la abertura la sierra de la Falconera, Gandia, el Montgó, sierra Segaria, y la costa con Denia al fondo.


En el lateral del sendero hay varias oquedades, en su parte izquierda, es el Forat de l'Aire (106 metros de fondo). Cuando hay mucha diferencia entre la presión del interior de la cueva y el exterior sale un aire fuerte, sobre todo en días de tormenta, hoy no.

Nos acercamos con cierto respeto, no está vallado, y descubrimos entre las rocas  de su boca lo que creemos será un árbol fosilizado.
Proseguimos hasta el Collado dels Caragols. Las vistas hacia el frente son espectaculares, todo el cordal de la sierra del Montduber presidido por su cumbre más alta, le afean las enormes antenas, pero le hacen inconfundible.
A las espaldas vamos dejando la peña de la Selleta, enorme y escarpado acantilado de piedra que cae hasta el barranco del mismo nombre.
Desde el collado dels Caragols comienza el descenso. Primero es una empinada cuesta con pino reforestado, lo cual nos sorprende gratamente por que hace unos 10 años o más que estuvimos en esta senda la zona estaba descarnada por algún incendio reciente .
Más adelante nos internamos entre antiguos bancales abandonados, sus tapias de piedra seca embellecen el paisaje si puede ser un poco más.


Llegamos a la font de la Mongeta y al contrario que hace años que encontramos que el agua rebasaba el pequeño aljibe y se escapaba, hoy está seca.
Conserva varios tubos para riego por goteo, pero en este momento están inservibles.
Entre fincas de campo con olivos, algarrobos llegamos a un cruce presidido por una longeva higuera. Le llaman la de les "Quatre Cantons" y es digna de ver. Sus cuatro enormes ramas dan solidez a este ejemplar.

Giro a la izquierda y regresamos al punto de partida por el Camí de l'Assegador o de les Basses. 

Enseguida encontramos les Basses de la Drova, construidas en el siglo XVIII. Hacia tiempo que no habíamos venido hasta ellas. Y están a rebosar de agua.

De frente contemplamos la ladera de la sierra de Montduber, que se quemó hace unos tres años por el fuego originado por unos petardos, pero comentamos que se ha reforestado muy bien. Bueno la parte alta no tiene arbolado, solo matorral bajo.
Preciosa ruta para estirar un poco las piernas del largo viaje, y disfrutar de una zona en la cual la primavera se puede apreciar por las diferentes especies de flores, mariposas, arboles, praderas.....Merece la pena visitar este paraíso, la zona de veraneo de los monjes de Simat, y ahora de los de Gandia.

1 comentario: