Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

DE ELCHE A ASPE POR EL PANTANO

POR LA MARGEN DERECHA DEL VINALOPÓ


Nuestra ruta en raya azul.
FICHA TÉCNICA-
Día: 5/11/2014 
Participantes: Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 6 horas.
Distancia: 30 km.
Dificultad: Media, por la distancia.
PR CV 169, 242.
Mas información.
Punto de inicio:
Desde Elche. Punto de partida en la ladera del Vinalopó, zona habilitada al lado del río para hacer deporte. También se puede comenzar desde el merendero del pantano donde se puede dejar el coche.
Wikiloc:http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8193639
              http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8192791
Se nos acabaron las pilas del GPS y el track está en dos partes.

Unido: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8808600
ITINERARIO:
Ladera del Vinalopó en Elche- Puente de Santa Teresa - Puente de Canalejas - Puente de Altamira - Puente del Bimilenario - Merendero del pantano de Elche - Pantano - Barranco de las Aves - Mirador del Puente de los 4 Ojos - Puente de los 5 Ojos - Fuente de María Pepa - Camino de Temerosa - Camino de Peremina -Casco urbano de Aspe, Barrio de la Coca - Ermita - Cantal - Casa de Upanel - Los Algesares - Planta de reciclaje de Aspe - Cantera - Casa de la Monfortera - Puente de los 4 Ojos - Orilla derecha del Pantano - Presa de Bruxes - Puentes - Ladera del Vinalopó en Elche.


El Puente de los 4 Ojos, Puente de los 5 Ojos y otros acueductos, partidores... fueron construidos como consecuencia de la continua carencia de aguas potables que padecía Elche, hizo que desde fines del siglo XVII y a lo largo del siglo XVIII, el Consistorio ilicitano estudiara la posibilidad de canalizar aguas dulces desde Aspe llegando a elaborar hasta cuatro proyectos distintos para conducir aguas desde diferentes fuentes de Aspe.
En el año 1783 el Ayuntamiento de Elche decidió canalizar aguas desde la Fuente de Barrenas, situada en el cauce del río Tarafa, en Aspe, bajo el auspicio y patrocinio del obispo de Orihuela don José Tormo, y con la aprobación del proyecto por parte del Real Consejo de Castilla. La buena calidad de las aguas del Tarafa se convertía en salobre y amarga tras unirse al Vinalopó, porque en su discurrir al pantano recorría terrenos salitrosos y yesosos y se le sumaba el aporte de algún manantial amargo.
Esto propició la realización de una nueva obra hidráulica, que parte desde Aspe hasta el estrecho de la Sierra de Tabayá, y deriva las aguas del Vinalopó por un canal paralelo al río. Evita el paso del agua de riego por los manantiales amargos y las tierras salobres de la cabecera del río, es el Canal de Desviación de las Aguas del pantano.
Las obras comenzaron en marzo de 1785, y se concluyeron en 1789, una vez que vertió el agua dulce en una fuente instalada en la Plaza de la Merced, aunque la cañería padeció constantes reparaciones y se mantuvo en uso hasta aproximadamente el año 1949.

RUTA:
Salimos de casa con la idea de ir de Elche a Aspe y allí coger un autobús de vuelta, pero la mujer propone y....

Comenzamos a la altura del puente de la Virgen, por la ladera del río, rectos hacia el Norte, llegamos a una pequeña presa que remansa un pequeño embalse. A veces hay patos. Es donde se acaba la zona más cuidada para hacer deporte. Continuamos por toda la orilla izquierda, al lado de unos juncos, hasta encontrar un camino muy inclinado asfaltado, a nuestra izquierda, vamos rectos buscando el final del camino ancho y tomando una estrecha senda que surge al fondo y que va girando hacia la izquierda. Llegamos hasta unas casitas y por terreno asfaltado salimos a la carretera. A la derecha, caminamos al lado de la vía ciclista, pasamos por un túnel la A7 y llegamos a una rotonda que pone dirección a Aspe. Continuamos hacia la derecha para llegar en poco tiempo a un cruce que pone al Merendero,  a la izquierda.

Después de una suave cuesta llegamos al merendero, con un campo de fútbol a la izquierda y a la derecha mesas para pasar el día.

Proseguimos rectos. Hay que saltar varias enormes piedras que impiden la circulación y no hacer caso a varias señales de prohibido el paso. Creemos que será para motos y coches.

Ya, enseguida, llegamos a un rincón desde el que vemos la presa y el agua que cae del embalse de Elche. Nuestro camino transcurre entre subes y bajas que nos dejan ver el embalse y los juncos, carrizos que invaden la parte alta de él. Pasamos por un campo de naranjas y mandarinas que se ven ya muy maduras. Y llegamos a la puerta de entrada que está cerrada con un candado. Nos desviamos a la derecha y encontramos una rampa para descender y continuar por el camino que traíamos.
Puente 4 Ojos.

Llegamos al barranco de las Aves, a nuestra derecha. Hay un pequeño embalse con varios patos. 

Después de una pequeña subida tenemos vistas a todo el pantano de Elche. Continuamos por un sendero difuso, en el que hay varias señales de PR, viendo al fondo una construcción que será para canalización y distribución del agua. Un gran panel indica el PRV 169 que recorre el Barranco de los Ojos, sendero homologado por el Ayuntamiento de Aspe. Y nos indica el Mirador del Puente de los 4 Ojos. Precioso acueducto que se conserva en muy buen estado.

Puente 5 Ojos.
Nos dirigimos a la derecha, pero tomamos un atajo para pasar al lado de una peña que nos recuerda a la estatua de Keops, al lado de las pirámides de Egipto. He leído comentarios que dicen que les recuerda la Dama de Elche, la imaginación es libre.

Subimos al carretil y vemos otro acueducto, el Puente de los 4 Ojos. Son construcciones que canalizaron el agua para llevarla a Aspe y a Elche.
El camino de la Peremina está muy bien marcado con rayas blanca/amarilla, incluso hay una zona de aparcamientos.
Vemos enfrente una boca de túnel y unos puentes, creemos que es un tramo del AVE. Y el sendero transcurría recto, pero tenemos que desviarnos a la derecha y en una señal rudimentaria de "bici" girar a la izquierda para superar la peña que ha sido excavada.
Una vez situados en la otra parte de la boca del túnel, giramos a la derecha para proseguir la marcha. Enseguida encontramos un enorme ecualipto y varios pinos y el cartel de la Fuente de María Pepa. El rincón es sombrío y frondoso pero la fuente está seca.
Al lado del barranco de los Ojos vamos avanzando por camino de la Temerosa. Encontramos varias casitas y huertos y las señales del PRV 242 que nos llevarían a la derecha, nosotros las desechamos para continuar rectos por el camino  hasta llegar a las primeras casas de Aspe, en el barrio de la Coca.
Salimos al primer cruce a la izquierda y antes de cruzar la acera volvemos a dirigirnos a la izquierda para transitar por una urbanización por la que debemos ir un rato rectos.
Conforme vamos ascediendo  se ve Aspe con la sierra del Cid y del Maigmó como telón de fondo.
Llegamos a la ermita de los Cipreses y nos desviamos a la izquierda. Aparecen señales de un PRV 315 de Aspe, que lleva a la Font de la Gota. Pero enseguida hay un cruce que si quieres visitarla debes tomarlo hacia la derecha. Nosotros vamos a la izquierda. Por la calle Cantal de Eraes, entre casitas de campo y huertos vamos avanzando por un carretil asfaltado.

En algún momento se convierte en una pista ancha de tierra que nos acerca hasta la casa de Upanel. Inmensas ruinas con alto valor paisajístico, debido a su situación al lado del barranco con cárcavas y tonos rojizos, consecuencia de la acción erosiva del agua, y de una pequeña sierra puntiaguda, los Algesares.

Cuando el carretil pasa al lado de las peñas entramos por una senda y caminamos entre ellas para descubrir este pequeño paso entre las rocas.

Proseguimos sobrepasando una planta de reciclaje de basuras de Aspe, que dejamos cerrada tras una valla a nuestra izquierda. El

camino va bordeando la Sierra Negra y nos deja imágenes del barranco de los Ojos y del sendero que hemos recorrido a la ida.
Enseguida, a la derecha, hay una valla cerrada que es la entrada a una antigua cantera. 
Las diferentes tonalidades se van sucediendo, al lado de tierras de tonos rojizos hay colinas blancas.
El color rojo del terreno es debido a los materiales arcillosos. Fueron utilizados para la extracción de arcilla para las tejeras. También encontramos sales yesíferas, cuarcitas y carbonatos, utilizados para la construcción.



Como consecuencia del túnel y la construcción de la vía del AVE hay varios caminos y señales, pero llegamos muy bien guiados por las marcas blanca/amarilla hasta la casa de la Monfortera, en ruinas.
Desde aquí vemos que se van acabando las pilas del GPS y casi llega a juntarse todo el PR CV 169. Una lástima.
A grandes males grandes remedios. Usamos el móvil para grabar la vuelta.
Se nos ocurre que podíamos bajar por la orilla derecha del río Vinalopó, pero un mar de juncos nos lo impiden. Ne se puede cruzar a la otra orilla del río.
Así que por el mismo camino de vuelta llegamos al campo de naranjos y desde allí encontramos un sendero a lo largo del pantano con vistas y oidos al embalse y la fauna que en él se refugia. Una garza, un pato... hay muchas especies de aves que utilizan el área para nidificar, invernar o como zona de descanso y alimentación durante las migraciones.
Desde la presa continuamos rectos por un sendero que pasa por dos acueductos e intentamos bajar lo más directos, pero llegados a un puente, la presa de Bruxes,  la maraña de matorral 
nos impide el paso.
Nos debemos alzar a la colina a la derecha, trepando por unas rocas sin mayor dificultad, y desde allí una nueva senda nos lleva hasta el carretil que baja del merendero del pantano.
Cuando salimos al primer cruce, en vez de ir a la derecha, por la carretera (por donde hemos venido), nos dirigimos rectos, por senda de tierra muy conocida por nosotros que recorriendo pequeñas casas va haciendo recodos hasta sacarnos por la orilla del barranco derecho del río Vinalopó hasta la ladera del citado río, atravesamos sus puentes  y llegamos a casa.
De ser un día tranquilo y relajado, para aprender con el GPS, nos ha resultado una larga ruta, pero ha merecido la pena. Hay muchas infraestructuras que recuerdan la historia de sus habitantes para conseguir agua, hay acueductos, canales.. de todos los tamaños, para salvar los obstáculos naturales y poder distribuir la escasa agua a todos los rincones de Elche y Aspe.

1 comentario:

  1. Magnífica ruta. Algún día quizás formando dos P.R.V. homologados, y así enlazar el Paraje Natural Municipal de los Algezares de Aspe, con todo el entorno del Pantano de Elche. Por ejemplo = http://www.campdelx.es/ruta-senderista-para-disfrutar-la-sierra-norte-de-elche

    ResponderEliminar