Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

sábado, 28 de abril de 2018

DE LA CRESTA DEL GALLO A LA MURALLA DE KING KONG POR EL BARRANCO DE LOS SERRANOS

PARQUE REGIONAL DEL VALLE Y CARRASCOY EN MURCIA


FICHA TÉCNICA-
Día: 28/04/2018
Participantes: Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 5 horas y media.
Distancia: 17 km.
Desnivel: 636↑↓
Senderos: PR MU 21 y 23.
Dificultad: Media. Es una ruta sencilla técnicamente,
Como llegar: Por la autovía de Alicante a Murcia. Salida 143B hasta Algezares, subir al santuario de la Fuensanta y enseguida un cruce a la izquierda hacia la Cresta del Gallo.
Wikiloc: https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/murcia-cresta-del-gallo-a-la-muralla-de-king-kong-ida-por-senda-de-los-barrancos-vuelta-por-el-barr-24382539


ITINERARIO:
Murcia/Aparcamiento de la Cresta del Gallo - PR MU 21 (Senda Veteranos) - Búnker - Pista - Senda - Casa la Naveta Grande y pozo - Senda de los Barrancos - Paso - Rambla de los Serranos - Casa de Oración o de los Vigueras - Camino de los Puros - PR MU 23 - Senda Quebrada - Collado - Senda Muralla de King Kong - Alto de la Muralla de King Kong - Mirador - Cueva - PR MU 23 - Senda Bonita - Camino de los Puros - Camino de los Serranos - Cipreses - Barranco de los Serranos - Senda Escondida - Camino de la Tana - Senda "Los Carpi" - Mirador en la Cresta del Gallo - Paso en la roca - Mirador y aparcamiento de la Cresta del Gallo


























RUTA:

Comenzamos en el aparcamiento de la Cresta del Gallo, a los pies de la emblemática sierra con la escarpada Panocha en primer plano. Dejamos su visita para el final.


























Desde la explanada vamos al búnker de la guerra civil, desde el cual acometemos la ruta por la pista, casi rectos, pasando una puerta típica de El Valle, que sirve para impedir el paso de vehículos.

Pero enseguida tomamos un atajo a la izquierda para caminar por el cordal, tiene un poco más desnivel pero las vistas nos lo compensan con creces. Al fondo el valle y al otro lado del barranco la crestería de la Muralla de King Kong.

























A nuestra espalda destaca la silueta de Columbares recortada en el cielo, los Mamellones y el Pico del Águila...  y en el valle el paisaje lunar.

























De frente vemos el Relojero, que se distingue perfectamente por sus antenas.


Desde lo alto vemos ya la vaguada en la que se encuentra la Casa de la Naveta Grande. Observamos con pena que la hierba no está muy verde y hay muchos pinos moribundos. Ha sido un invierno muy seco, también en Murcia.

























Pasamos por un lateral de la Casa de la Naveta Grande, un pozo, un pouet y más adelante una pequeña caseta, nos sorprende que antes tenía una puerta de ascensor y ahora no, y pensamos para que se habrán molestado en cambiarla. En este punto se puede bajar, a la izquierda, hacia la rambla de los Serranos.

Pero nosotros continuamos rectos, para hacer dos cruces, el primero a la izquierda (a la derecha iríamos al Relojero), y enseguida otro a la derecha (a la izquierda bajaríamos por la senda del Cañejar) que desciende poco a poco por la senda de los Barrancos.
Frondoso paseo entre pinos que baja suavemente por la loma y después por la cornisa de alto un barranco. Situándonos al otro lado del ramal de la rambla de los Serranos tenemos vistas a la Cresta del Gallo y al cordal que acabamos de recorrer.
Encontramos un bonito paso entre las rocas. 
Y el angosto sendero de montaña nos lleva por la cornisa de la Rambla de los Serranos hasta llegar a atravesar el cauce principal, sin ninguna dificultad, casi en llano.
















Ya veíamos una casa a lo lejos, y la senda nos saca por medio de ella, es la Casa de Oración (en los mapas dice de Vigueras) maravilloso rincón en el que las viviendas y sus letreros invitan al silencio y a la meditación.


























En el lado izquierdo de la casa hay una capilla para la oración y la imagen de una virgen.
Y desde ella divisamos la Muralla de King Kong, ya más cercana, pero todavía tenemos enmedio una sierra que salvar.

Al lado de la senda hay bancales con almendros y después una gran pinada. Caminamos debajo del Relojero. Hasta encontrar la pista de tierra, el Camino de los Puros, que lo tomamos hacia la izquierda. En unos pocos metros hay un gran hito de piedras, a la derecha, que nos obliga a girar bruscamente.

Es la montaraz senda Quebrada, 
que se dibuja por la cornisa de la peña que se interpone entre nosotros y la Muralla de King Kong. En algún momento parece que nos acercamos al Relojero, pero un alto desfiladero y el barranco de los Serranos nos separan de él.
Y llegados al collado debemos hacer un giro brusco, que nos pone en dirección contraria, para  enseguida volver a desechar un cruce a la derecha (senda Bisbal). Ascendemos por el inicio de la Senda de la Muralla de King Kong.


























Cuando salimos de la pinada vemos que estamos situados enfrente de las antenas del Relojero, a su nivel, y por su loma discurre la pista de tierra del Camino de los Puros, que si lo hubiéramos tomado en dirección contraria nos hubiera conducido hasta la cima, pero ya la visitamos en la ruta de la Fuensanta.

























Hacia el Noreste la Cresta del Gallo o Quijar de la Vieja se distingue por su perfil afilado, escarpado.

























Y con un último esfuerzo nos situamos en la cumbre más alta, de 600 metros, del cordal de la Muralla de King Kong. Entre el arbolado se ven los pedruscos de tonos naranjas/lilas que le caracterizan, al otro lado del barranco el cresterío del Quijar de la Vieja.

























Descendemos, encontrando a los tres corredores que hemos visto al inicio de la ruta, ellos suben y nos comentan el excesivo calor de la mañana.

























Avanzamos disfrutando de cada roquedo, de cada nueva vista, de cada paisaje... y comienza a correr una ligera brisa que hace más llevadero el camino.










Ya hemos estado un par de veces haciendo una ruta parecida, pero la belleza del paraje y el tiempo que ha pasado, nos hacen disfrutar de este rincón con intensidad.
Unas murcianas, en pantalón y camiseta corta, nos preguntan  si no tenemos calor, vamos con pantalón y camiseta larga y gorras del sahara(con visera y orejeras), les respondemos que no queremos quemarnos con el sol, problemas de ser tan blancos.

Y llegamos al roquedo más prominente.

Sus formas y tonos nos dan la respuesta a por qué se llama la Muralla de King Kong, nosotros le vemos semejanza a un gorila.

























Caminamos, casi todo el tiempo, por el filo del acantilado, sin ningún peligro y disfrutando de la belleza del sendero.
 
La grandiosidad del paisaje que nos rodea nos hace detenernos a casa paso, para sacar fotos, para buscar un detalle nuevo.

Y sobrepasando la peña que más semeja un gorila giramos la vista hacia atrás, vemos 3 ciclistas, será posible, se agrupan y bajan por el sendero visible a toda velocidad.


























Continuamos nuestro camino con estampas tan impresionantes como la de Columbares difuminado por las nieblas, más cerca el cordal de la Muralla de King Kong y la sierra del Buitre. Hoy no podemos ver el mar Menor ni el Mediterráneo.


























Pasamos al lado de un último promontorio rocoso de tonos naranjas/lilas.

A su costado surge una cueva, a la cual entramos, es un excelente mirador al valle y un buen comedor en caso de frío o lluvia.


























A nuestra espalda están las vistas a toda la cabecera del valle y con la mente trazamos el itinerario que llevamos recorrido.


























Vamos situándonos casi enfrente a la Cresta del Gallo.
No nos cansamos de observar y de sacar fotos del enclave.
 
Una última mirada atrás, al Relojero, inconfundible. El cordal de King Kong y la senda que lo recorre.

























Y comenzamos el descenso, en vertiginoso desnivel.

Con cuidado por la piedra suelta perdemos altura para  enlazar con la senda Bonita. A la derecha  es dirección al Puerto del Garruchal, vamos a la izquierda. Pasamos al lado de un mirador.


























Proseguimos por el pie del cordal viendo los peñascos de diferentes formas, pero con los característicos colores lilas y naranjas.

Por la umbría de la pinada caminamos felices de la buena temperatura. En pocos minutos enlazamos con el Camino de los Puros que tomamos hacia la derecha. Salimos por la puerta y giramos bruscamente a la izquierda.
Andamos unos metros por el Camino del Barranco de los Serranos. Vemos esta extraña flor.












Cuando nos distanciamos podemos observar de nuevo la Muralla de King Kong y la sólida cresta.
Vamos por unos huertos de almendros y olivos, todavía están gobernados. En lo alto está la casa amarilla por la cual descendimos la última vez que cruzamos por aquí.


Nos detenemos a sacar una foto. Hemos visto varios ejemplares con la parte trasera anaranjada, se llaman lagartijas colirrojas, preciosas.

























Otra mirada a nuestras espaldas para observar la crestería de la Muralla de King Kong.


Y por una preciosa senda entramos en el Barranco de los Serranos, en el cual confluyen varias rutas. A la izquierda se puede subir por el Cañejar(enlaza con la senda de los Barrancos), o por otro sendero directo a La Naveta. Nosotros vamos hacia la derecha por la senda que ya hemos iniciado.

























Que transcurre por el cauce del Barranco de los Serranos.

A ambos lados se elevan grandes paredones, en algunas zonas con peñascos.
Y en un punto del barranco vemos un hito de piedras que marca el fin del sendero por el interior del Barranco de los Serranos, y el inicio de la subida por la Senda Escondida.


























Hemos leído que no pongamos piedras para señalizarla y así los vándalos no la usan, pero desde el momento que la ponemos en Wikiloc puede seguirla cualquiera. Nosotros desde aquí confiamos que el amor a las montañas guíe a cuantos nos leen, sigan, y esta pasión incluye el respeto a la naturaleza, que es de todos. Cuidadla como vuestra casa.





Nos alzamos sobre el barranco, que tiene múltiples brazos y recovecos, viendo los enormes desfiladeros que se producen a su vera.

Ganamos altura viendo las barranqueras que se abren en nuestro lateral.


Pero sin tener en ningún momento sensación de caída, la senda va superando barrancos pegándose el trazado hacia la montaña.
Seguimos por la senda visible observando ya de frente el perfil abrupto del roquedo del Quijar de la Vieja o Cresta del Gallo.

Y en pocos metros entroncamos con el Camino la Tana, sube de San José( a la derecha), vamos a la izquierda.
Es una pista de tierra con vistas al montículo anterior a la Cresta del Gallo.
























Parada a comer en este mirador, embellecido con el tono amarillo de la flor.
























Llegamos al collado y en vez de ir por la pista tomamos el sendero que sube por el cordal para tener vistas de la Cresta del Gallo, de la cual se desgaja la Panocha.


Nos dirigimos  a la derecha para enlazar con la Senda "Los Carpi", está habilitada con escaleras de madera, debajo de la sombra de la pinada,  y su serpenteo te ayuda a subir sin apenas esfuerzo.

Una vez arriba hay una barandilla de mirador para la vertiente Oeste, se divisa Murcia capital y en días claros las montañas de los alrededores.

Al lado contrario las sierras que hemos visto durante toda la ruta, Columbares, la Muralla de King Kong, Relojero... y el paisaje lunar en el valle. 

Y continuamos para tomar el sendero primero pedregoso y después de tierra que va circundando el farallón rocoso de la Cresta del Gallo, y la Panocha.
























Caminamos por el costado derecho del roquedo macizo hasta que vemos entre las dos peñas desgajadas unas rocas más bajas, este es el paso de una vertiente a otra.

Al otro lado hay dos aberturas, a la izquierda, o de frente que es el sitio normal para descender.





















El sencillo pasillo está adornado con fabulosas rocas que sirven de preparación a los escaladores, incluso a niños. Paramos un momento a verles trepar, y nos sorprende la facilidad con la que bajan.
















Nos acercamos hasta el Balcón de Murcia.
























Y con un último vistazo a la Cresta del Gallo o Quijar de la Vieja, en cuya foto destaca la erguida "Panocha", nos despedimos con un sobresaliente itinerario circular que nos ha llevado a sitios tan emblemáticos como la Muralla de King Kong y el barranco de los Serranos. Muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario